Opinión

Fecha: Martes, 5 Diciembre, 2017 - 00:00

El paraíso perdido “La tierra”

¿Lo volveremos a encontrar?
Los noticiosos de lo que pasa en el mundo, obra del hombre imperfecto, que aún no llego a su madurez, me resultaron desconcertantes.
No hemos aprendimos a vivir y en lugar de un paraíso tenemos un infierno.
Instruido y delicado escuche las palabras que proferían en la Cumbre de los Países Asiáticos sus presidentes, cancilleres, ministros, delegados.
Calculo que en esos países que deben tener más de la mitad de la población mundial y producen un 46 por ciento de lo que se cultiva y fabrica industrialmente.
Escuché y alcancé a ver
(con mi poca visión) hasta a religiosos que abrazando las creencias árabes, musulmanas se pelean entre ellos.
Veo có
mo se destruye nuestro país.
La información local de que despidieron de su trabajo (Lucaioli) a unos 26 empleados y obreros, y que es posible que esa firma llame a convocatoria de acreedores y cierre totalmente.
Despidos en la televisión, aumento del 1,5 por ciento en artículos de consumo diario, y el proyecto de reformas laborales en contra del pueblo y la clase obrera de parte del gobierno quien firma acuerdos con la CGT.
Me pregunto: ¿existe la clase obrera? Para mí existen obreros, no clase obrera organizada y esa enorme franja social cuyas condiciones de vida no le son suficientes para vivir.
La información que recibimos se concentra en juicios, que se presentan en fiscalías, jueces, Suprema Corte de Justicia.
Marx consideraba a la clase obrera -por su función social, y numéricamente los pobres superan en cantidad a los ricos- que el mundo del futuro tiene que ser dirigido por la clase obrera y campesinos pobres.
En una época posterior su alumno Lenin llegó a decir que, si no fuera por la defección de los dirigentes del movimiento obrero organizado ruso, la Revolución de Octubre de 1917 instauró la Dictadura del proletariado contra la dictadura del capitalismo, y acusó a esos dirigentes de retrasar el desarrollo de la Revolución. Y la prolongación de la dictadura que deberían ejercer por 50 años.
Lenin no conoció a nuestra CGT argentina, quien hace lo mismo que hicieron los dirigentes obreros en 1917, se han vendido y subordinado a los intereses gobernantes burgueses capitalistas.
No me cansaré de repetir, el capitalismo a nivel mundial ya no domina; 200 países de los 210 que existen y se han convertido en cárceles al aire libre.
Tu libertad es ficticia y te hacen creer que son democráticos, que respetan los derechos humanos.
No hay pueblo que no sufra pobreza, desocupación, falta de salud y educación, creando el caldo de cultivo de la violencia, de la agresividad y de guerras.
Cambiar la historia, crear un mundo nuevo y un hombre nuevo, hoy es una utopia que mañana puede convertirse en realidad.
Eso dependerá de lo que suceda en la tierra y si el actual humanoide se transforma en “ser humano”.
Destruya el pueblo los cimientos económicos creados por el capitalismo y asume la responsabilidad (que siempre se la negaron) de ser gobernantes protagonistas y creadores de su propio destino.

Autor: Por Aron Berstein