DE VERDE Interés general

Fecha: Martes, 9 Abril, 2019 - 00:00

El más irlandés de los motivos

Encuentro, música y poesía caracterizan a la Fiesta de San Patricio, el desfile fue una de las formas de compartir la celebridad.

El 17 de marzo es la fecha marcada por el calendario para la celebración de la comunidad irlandesa, traspasando fronteras, países y hasta idiomas. Como ejemplo, oficia nuestro país, que no es angloparlante y sin embargo, la fiesta suma adeptos año a año.

La alegría como objetivo
La tarde estaba ideal para disfrutar al aire libre, la Plaza Payró se vestía de verde, sombreros, pañuelos y remeras dejaban entrever que el deseo de festejo crecía. Algunas personas desprevenidas preguntaban sobre la vestimenta, otras se sumaban al grupo formando una ronda alrededor de los músicos, los instrumentos y las personas personificadas. “San Patricio viene celebrándose en la ciudad desde hace muchos años, tanto en el aspecto religioso como en el social. La variante en el caso del desfile, es sacar la fiesta a la calle que, a nuestro entender, es su lugar ideal sea por su carácter ruidoso, mediante gaitas y tambores, tanto como por la posibilidad de compartirla con la comunidad bahiense”, describe Enrique Boland, músico e impulsor del evento desde el año 2015, momento en el que emprendió con su gaita por las calles locales y sumó miradas y adhesiones.
“Hoy por hoy, San Patricio es una fecha más que visible debido a que se ha ganado un lugar en la agenda de fiestas populares en los países alcanzados por la diáspora”. En ese sentido, Argentina cuenta con una comunidad irlandesa relativamente importante en el contexto mundial siendo la mayor en un país no angloparlante. “El desfile es más bien una propuesta cultural con una gran cuota lúdica y abierta a todos los que quieran participar, sea por contar con ascendientes irlandeses, por estar interesados en su cultura o simplemente por divertirse un rato, siendo este último, probablemente el más irlandés de los motivos”. En cuanto a la evolución y llegada de la propuesta, Boland apuntó que cada año suma más gente, compañía y disfrute de un momento alegre. “Lo que en principio fue sólo la juntada previa para ir esperando que llegaran unos cuantos e iniciar la marcha, es hoy un encuentro con música y poesía. Los sombreros verdes de ´leprechaun´ -duende irlandés- abrieron el camino a disfraces más complejos que van proponiendo un marco feérico. La banda se ha ido nutriendo con el aporte de amigos músicos que comparten el entusiasmo”.

Comunidad
Los habitantes argentinos descendientes de irlandeses son muchos más de lo que el imaginario colectivo registra, también es posible encontrar algunos nativos residentes en la región. “En la ciudad y la zona se conocen de 100 a 130 familias con apellidos irlandeses, hay que tener presente que al ser una migración cuyo apogeo transcurrió en el siglo XIX y que se integró a la sociedad criolla con mucha facilidad desde un primer momento, hay muchísimos argentinos que rastreando un poco entre sus generaciones precedentes, se topan con un antecedente de origen irlandés”. Desde los años ´80 existe la Asociación Argentino Irlandesa de Bahía Blanca, que propone actividades y nuclea a quienes se reconocen en estos orígenes.
La inmigración irlandesa en la Argentina, es bastante antigua, teniendo su mayor auge entre 1850 y 1870. Hay que tener en cuenta que en términos de lo que era la población en esos tiempos, la cantidad de irlandeses era realmente significativa. “Es por ello que puede decirse que han dejado su impronta en la identidad sociocultural argentina tal y como la conocemos hoy, tanto como otros grupos migratorios que llegaron al país en grandes cantidades”.
Lecturas poéticas y alusiones a la fecha convocaron a más público, que debajo de las palmeras y entre canteros, descubrían cómo gaitas, tambores y cantos remitían a una cultura lejana y al mismo tiempo, próxima. Como aperos de valijas y herramientas, los instrumentos se montaron en los cuerpos, quizás rememorando los gestos de sus antepasados al dejar la patria, la música retumbó entre los edificios de la calle Alem, convirtiéndose en el escenario urbano del desfile. “No sabemos a ciencia cierta cuáles han sido las repercusiones del encuentro, las primeras impresiones son que despierta tanto aceptación como curiosidad. Hoy en día San Patricio es una fiesta popular que se celebra en distintas ciudades del planeta y Bahía Blanca tiene sobradas razones para ser una de ellas. Ya veremos en los próximos años qué formas y alcance adquiere”.

AL SANTO
El Día de San Patricio es un homenaje a la obra del santo patrono de Irlanda, apóstol nacional a quien se le atribuye el haber extendido el cristianismo en esas tierras. Vivió entre 386 a 493, y se lo asocia con el color verde y oro, los tréboles y la suerte. La fecha indica un día de renovación espiritual y oración por los misioneros del mundo. Los festejos se han transformado, de su carácter cristiano a fiesta popular, cervecerías y restaurantes locales cubrieron sus interiores de color verde e invitaron a su público frecuente a degustar delicias y bebidas alusivas.

Fuente: www.oghamirlanda.blogspot.com

Autor: Redacción EcoDias