AFIP Locales

Fecha: Lunes, 15 Agosto, 2011 - 13:59

El lado más negro de la construcción

Así se titula un informe de la Administración Federal de Ingresos Públicos local (AFIP), que da cuenta de un operativo realizado en un establecimiento de hornos de ladrillo de nuestra ciudad, que no poseía habilitación ni registro y tenía a la totalidad de sus trabajadores en situación de empleo irregular. Algunos de ellos, además, vivían dentro del mismo predio en condiciones de suma precariedad.
La información brindada alude a que la División de Fiscalización dependiente de la Dirección Regional bahiense de la AFIP realizó la semana pasada un operativo en un horno de ladrillo. Del procedimiento participaron además agentes de la Dirección Nacional de Migraciones y la Policía Bonaerense.
El complejo en cuestión se encuentra sobre calle Indiada, camino al Cementerio Israelita y a metros de la flamante autovía. Según da cuenta el documento, al cabo de la inspección se concluyó que los dos empleadores a cargo utilizaban a la totalidad de sus trabajadores bajo formas de empleo no registrado. Por otra parte, los patrones no contaban con ninguna habilitación de organismos competentes para la realización de la actividad lucrativa.
Algunos de los ocho trabajadores relevados vivían con sus familias en el predio, en forma sumamente precaria. Las viviendas tenían “pisos de tierra, techos de chapa y cartón, su ventilación y luminosidad eran escasas; sin agua caliente, ni baños, ni electricidad; valiéndose de leña para cocinar, calentar agua y calefaccionarse. Asimismo, durante el desarrollo de sus tareas, los trabajadores no contaban con ningún elemento de seguridad”, detalla el escrito de la AFIP.
Dos de los obreros son ciudadanos bolivianos que ingresaron al país como turistas, lo que no los habilita a desempeñarse como trabajadores. Por ello, fueron citados por la Dirección de Migraciones a los efectos de regularizar su situación. Otro, se negó a ser identificado y fue derivado a una seccional policial.
“Hay una realidad diferente en esta actividad, aunque no por eso menos alarmante, y es que la industria del ladrillo -insumo básico para cada una de las obras que afloran en los barrios bahienses- encierra a uno de los sectores con mayores tasas de precarización y explotación en cuanto al empleo de mano de obra”, informa el documento del organismo de control.

Autor: Redacción EcoDias