COOPERATIVA DE TRABAJO AGUA Y SODAS REKO PATAGONIA Economía social

Fecha: Martes, 25 Julio, 2017 - 00:00

El grito es uno solo: No más familias en la calle

Los extrabajadores de la planta de Pepsi en Trelew organizaron un festival "Por el derecho a trabajar", bajo la consigna “Para seguir alzando nuestra voz. No más familias en la calle”.

A fin de mayo Cervecería y Maltería Quilmes decidió el cierre de la planta industrial de producción de Pepsi, 7up, Paso de los Toros y otras marcas que tenía en la ciudad de Trelew, dejando en la calle a 48 trabajadores de manera directa y otro tanto entre personal de empresas tercerizadas y de limpieza.
El argumento para el cierre de la planta de embotellamiento y distribución de la línea de gaseosas fue la caída en el volumen de ventas de gaseosas en la zona del norte chubutense, así como en Trelew, Rawson y Comodoro Rivadavia.
La medida fue un mazazo para el conjunto de trabajadores, algunos de los cuales se encontraban reunidos planificando una serie de mejoras en torno a seguridad e higiene. Tal el nivel de sorpresa.
En el comunicado oficial la empresa planteaba el pago de las indemnizaciones acorde lo establecido por la ley: “Nos estafaron del primero al último de los trabajadores”, revela César Frintt, presidente de la Cooperativa de Trabajo Agua y Sodas Reko Patagonia Ltda., que se organizó para dar continuidad a la actividad laboral.
“Cada uno fue por su lado, algunos por abogados privados y otros por la Subsecretaría y todos llegaron a la misma conclusión de que se hicieron mal las liquidaciones”. Los primeros en descubrir la artimaña se reunieron y organizaron un acampe en uno de los portones de ingreso, que sostienen hasta el día de hoy con el acompañamiento de las organizaciones gremiales de la ciudad, a excepción de Sutiaga, gremio al que pertenecían los trabajadores.

Acciones con la comunidad
En la promoción del festival desde la comisión organizadora planteaban que iba “dirigido a la familia y la juventud, con la idea que se recuerde la lucha que estamos llevando a cabo, que se genere conciencia, porque los trabajadores tenemos derechos, principalmente derecho a trabajar. Queremos que tanto el poder político como los empresarios se den cuenta que no se puede construir un país sin trabajo, que no pueden venir a cerrar fábricas sin hacerse cargo del daño social que se produce. Básicamente, es un festival por la dignidad trabajadora”.
Es la tercera actividad que los trabajadores organizan de manera consecutiva, luego de la misa que se celebrara el sábado 15 frente a los portones de la planta, y la marcha que convocaran y de la que participaron más de 800 personas por las calles céntricas de la ciudad.
“Lo bueno que se vio es que en la convocatoria nosotros pensamos en las mismas personas que como nosotros están en la desocupación”, destacó César Frintt, “también en las personas que tienen trabajo y temen por su trabajo”.
“Los comerciantes salían a aplaudir, todos nos daban su apoyo”, dice con cierto grado de sorpresa, que se explica porque “estamos en una situación de crisis, que estamos viviendo, que no es solamente acá en la valle sino que es a nivel país”.
“Estuvo muy bueno, porque nos dio fuerza para entrar firmes a la reunión con los directivos de Quilmes. Yo le decía a los compañeros que está bueno, que esto nos motiva, porque toda esta cagada de frío que estamos pasando afuera la planta y lejos de nuestra familia (NR. El acampe lleva más de 30 días), tenemos que ir con esa actitud, y pelear por lo que queremos”, destacó el trabajador.

Autor: Redacción EcoDias