JUSTICIA SOCIAL Y TRABAJO DECENTE Interés general

Fecha: Sábado, 21 Septiembre, 2019 - 10:33

El futuro del trabajo en tiempos de tecnología

La Organización Internacional del Trabajo cumple este año su centenario, renueva su declaración frente a los cambios operados durante este tiempo, definiciones necesarias en el nuevo siglo.

“El mundo del trabajo se está transformando radicalmente impulsado por las innovaciones tecnológicas, los cambios demográficos, el cambio medioambiental y climático y la globalización”, declara la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ante la fecha. Al estado de situación se le suman las desigualdades persistentes, teniendo en cuenta, que sus principios están centrados en las personas, sus derechos, necesidades y aspiraciones.

En el horizonte de la justicia social y la democracia, declaró que persiste en la convicción de que los gobiernos, los trabajadores y los empleadores del mundo tienen a su alcance revitalizar la organización y sus principios.

Inicios entrelazados

“En el mundo hay 280 millones de trabajadores y trabajadoras que forman parte del cooperativismo, como empleados, como trabajadores asociados, o como trabajadores independientes que se asocian para viabilizar su producción”, dijo el doctor Ariel Guarco, presidente de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) en ocasión de la conferencia conjunta. También subrayó las relaciones existentes entre ambas organizaciones, “la OIT fue la primera Agencia especializada de las Naciones Unidas y la ACI fue una de las primeras organizaciones no gubernamentales que obtuvo el estatus de observador con carácter consultivo en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas”. Asimismo, apuntó que Albert Thomas, el primer director general de OIT fue cooperativista y activo miembro de ACI.

Las cooperativas intentan resolver necesidades colectivas, para lo cual busca nuevos caminos de organización que permitan, en un doble juego, incorporar las nuevas tecnologías y promover la dignidad del trabajo humano. “Coincidimos plenamente con la necesidad de garantizar el derecho al aprendizaje permanente, para que las personas puedan hacer frente a los riesgos y a las oportunidades del cambio tecnológico”, adhirió. En esta dirección, Guarco expuso que la investigación, la enseñanza y el aprendizaje sobre alternativas de modelos empresariales deben ser incluidos en la educación cooperativa. Puso a disposición las herramientas creadas dentro del movimiento cooperativo para promover estas instancias.

El presidente de ACI destacó que “es necesario profundizar los acuerdos sobre cuáles son las formas de gobernanza y las conductas empresariales más adecuadas para la promoción del trabajo decente y sostenible”. El camino de las cooperativas está marcado por una identidad empresarial democráticamente gobernada por los usuarios, por los trabajadores o por los productores, en el marco de los valores cooperativos.

Fuente: Ecos Puntaltenses.

Autor: Redacción EcoDias