Opinión

Fecha: Miércoles, 11 Julio, 2018 - 00:00

El comercio con la República Popular China

Comenzaré diciéndoles que vivo en una pequeña ciudad, en su periferia.
Como en todos los lugares, contamos con negocios de todo tipo.
Sé de la presencia de productos chinos en la mayoría de esos negocios. Podría afirmar que en cada casa, en cada hogar también los productos chinos ocupan su parte.
En nuestro país la renovación de presidente, ministros, gobernadores, senadores, diputados, intendentes, concejales de partidos departamentales (concejales) se suceden cada tantos años.
Se acusa a la importación de la producción china de ser culpables del desmoronamiento de las economías de unos 200 países con regímenes burgueses capitalistas.
El cierre de fábricas y de la mayoría de las pequeñas fabricas, industrias que desde hace dos años nos está llevando a una crisis y a una pobreza, que se evidencia con el cierre de empresas todos los días, un alza descontrolada del valor del dólar y pérdida del crecimiento económico que afectan a gran parte del país.
¿Quién importa esos productos? Los mismos empresarios que acuden a las ferias chinas, los que lleva el gobierno y los que viajan por cuenta propia. Esos empresarios son los que compran en China y cierran en Argentina.
China como país más poblado del mundo y próximo a ser la primera economía del mundo (creo que ya lo es), tiene como gobierno en el Partido Comunista su principal fuente, su “orientación económica”.
Que no se lo conoce dado su carácter ideológico como comunista y se decide en su bautizo tomar el nombre de República Popular China y que es capaz de comerciar y abastecer a países que comercian con ella.
Si China logró un grado de productividad sumamente elevado. ¿Qué país capitalista desde Estados Unidos y esos 200 países gobernados por el capitalismo (en sus diferentes versiones) lo ha logrado? ¿Dónde esta la culpabilidad de China?
China quebró la hegemonía del capitalismo y se encamina a ofrecer acuerdos basados en la “complementación económica” y no en la competencia.
Todo esto nos va llevando a una nueva situación que impone un nuevo orden económico mundial y como contraparte a “gobiernos populares”, en cada país para desplazar definitivamente al vil y decadente sistema (que sigue siendo dominante y poderoso).
Los chinos parten del concepto de que el mundo está dividido en países ricos y países pobres.
Los países capitalistas (que padecen ceguera capitalista) no aceptan y admiten que son ellos los culpables de la “crisis económica y existencial del hombre”.
Vemos cada vez más ricos y pueblos cada vez más pobres.
La realidad en cada país da mayor pobreza a pesar de la “inconciencia de los pueblos”. A la descomposición y final del ciclo económico capitalista, no lo vemos.
Sólo la pobreza, descomposición, destrucción de sus países, van señalando el camino hacia “gobiernos populares”.
Si se quiere realmente acceder a “economías sustentables” se preanuncia como futuro para los pueblos otro tipo de gobiernos que estén a la altura del momento socioeconómico a nivel mundial.

Autor: Por Aron Berstein