CALENDARIO AMBIENTAL Ecología

Fecha: Martes, 2 Mayo, 2017 - 00:00

Educar para cuidar

Promocionando el conocimiento y la preservación de los humedales costeros, la organización HAPIC lanzó una celebración de conocimiento y difusión del rol de la Red Hemisférica de Reservas para aves playeras en el Día de la Tierra.

El 22 de abril conmemora el Día de la Tierra. La intención es crear conciencia sobre los problemas de superpoblación, la contaminación creciente y la conservación de la biodiversidad. Para homenajear a la Tierra, como nuestro macro hogar, la organización HAPIC de Coronel Rosales organizó una jornada de reflexión sobre la importancia que tiene nuestro estuario al pertenecer a la Red Hemisférica de Reservas para aves playeras.

Somos parte
“El proyecto surgió desde la Universidad Nacional del Sur y estuvo a cargo de Pablo Petracci, lo que caracteriza el sitio es la biodiversidad de especies de aves playeras principalmente las que son migratorias, y pasan por muchos países. Cada país tiene una estrategia de conservación distinta”, describió la licenciada Guadalupe Álvarez, integrante de la organización. “Los ecosistemas costeros están altamente impactados porque la mayor parte de la población mundial vive en zonas costeras. La estrategia de conservación que se extiende a lo largo de todo el Continente Americano lo que hace es conservar puntos estratégicos en las migraciones de las aves, que son principalmente donde parar a reabastecerse de alimentos, como en el estuario de Bahía Blanca, que tiene mucha riqueza en alimentos y tiene mucha biodiversidad. Esas aves playeras que van migrando tienen asegurada de una forma que se van a conservar esos sitios y por ello, van a llegar a destino”. Una de las especies claves de nuestro estuario es la Calidris canutus rufa, conocida como playero rojizo, y su migración recorre una ruta desde Canadá hasta Ushuaia, “y una de sus paradas es acá”.
Las disertaciones se llevaron a cabo en la Biblioteca Alberdi, de Punta Alta y contaron con el aporte académico del Dr. Daniel Tanzola, docente investigador de la Universidad Nacional del Sur, quien resaltó el rol del sitio local, también el guardaparque Martín Sotelo, consejero de la Red y encargado de la reserva natural Islote de la Gaviota Cangrejera. Asimismo, el licenciado Guillermo Burgos brindó una charla sobre la convivencia y armonía entre la actividad económica y la preservación ambiental. Con el fin de difundir la actividad realizada en el estuario, la licenciada Victoria Massola habló del accionar de la organización FRAAM, Asistencia de Fauna Marina y Educación Ambiental. Finalmente, la licenciada Juliana Tomassini recalcó el uso de los puntos limpios para la recolección de botellas PET. Sobre este último tema, Álvarez aportó que “uno de los residuos que más encontramos cuando hacemos los censos son, justamente, botellas PET, que son las de gaseosas. Desde el humedal, las escuelas y desde otros puntos limpios queremos trabajar con estos residuos que son altamente reciclables. De esta forma, van creciendo nuevas ideas de muchos actores sociales”.

Voces comprometidas
El Estuario de Bahía Blanca se divide en 7 subsitios, de los cuales uno de ellos es el humedal Arroyo Pareja- Isla Cantarelli y el otro, el humedal de Villa del Mar. “A nosotros nos representa el puerto, por eso estará presente el licenciado Guillermo Burgos, que es el actual delegado portuario de Coronel Rosales”.
Álvarez definió el trabajo de la organización HAPIC, como “muy comprometido, ya que ha sido declarado como sitio de interés a nivel internacional le da relevancia y da mucho apoyo. Implica organizar otras actividades vinculadas con la concientización, aunque esté declarado si nadie se entera no tiene sentido. La idea es darle difusión y que todos participemos de la conservación, por eso hacemos este tipo de charlas. La preservación nos compete a todos”.
Parte de la actividad, involucra el aporte de la fotógrafa Ariana Pezzutti, una muestra que se está montando bajo el título “Somos todos naturaleza”. La unión del arte con la conservación con la técnica de doble exposición, “se superponen las siluetas de la gente a imágenes del humedal. Por eso, invitamos a todos los que se quieran sumar y mostrarse como modelos para este proyecto fotográfico”.
Un sitio ideal para el avistaje de aves es el observatorio que se encuentra camino al Balneario municipal de Arroyo Pareja, “ese observatorio es de acceso libre y gratuito y se ve desde la ruta, va mucha gente a ver las aves, van a tomar mates y lo cuidan mucho. Hay que destacar que no han roto nada en ese paseo”. La organización recibió este año la donación de cartelería por parte del Sindicato Único de la Administración Portuaria, “realizamos una señalización de las especies más abundantes, para quienes recién comienzan a ver las aves tengan información para arrancar”.

SÍ A LAS AVES
El sitio que conforma la Red Hemisférica de Reservas de aves playeras abarca todo el ecosistema del estuario de la Bahía Blanca, ubicado en el sudoeste de la Provincia de Buenos Aires. Comprende los partidos de Coronel Rosales, Bahía Blanca, y Villarino, extendiéndose sobre jurisdicciones de índole nacional, provincial, municipal, y dominio privado. Incluye subsitios, todos en la Provincia de Buenos Aires, que cuenta con una superficie total de 262 mil hectáreas. Las reservas son Provincial Bahía Blanca, Bahía Falsa y Bahía Verde, Islote de la Gaviota Cangrejera, también de índole provincial, la reserva municipal Costera de Bahía Blanca, el área Arroyo Pareja- Isla Cantarelli, la reserva costera Humedal.
Cuatreros- en el club de pesca y náutica de Gral. Daniel Cerri-, y los Humedales de Villa del Mar, jurisdicción de Coronel Rosales.
Fue nominado en la categoría de importancia regional por albergar más de 20 mil aves playeras al año, incluyendo más del 1% de la población biográfica de las especies Calidris canutus rufa, Calidris fuscicollis, Limosa haemastica, Charadrius falklandicus y Haematopus palliatus durnfordi.
El ecosistema del estuario de la Bahía Blanca, conocido localmente como Ría de Bahía Blanca, es uno de los sistemas naturales de marismas más extensos de América del Sur, cuenta con más de 2 mil kilómetros cuadrados. Es un humedal costero de características geográficas y biológicas únicas, considerado además uno de los más importantes de la Argentina en su tipo.
El biólogo Pablo Petracci, quien coordinó y lideró el proceso de postulación, señaló que, “Esta nominación permite incluir al Estuario de la Bahía Blanca en la lista internacional de sitios prioritarios para conservación de las aves playeras migratorias en el hemisferio y así redoblar los esfuerzos necesarios para la protección local del área”.

Fuente: www.whsrn.org

Autor: Redacción EcoDias