Nacionales

Fecha: Martes, 4 Julio, 2017 - 00:00

Editorial

La brutal represión del pasado 28 de junio en Buenos Aires es una muestra de lo que ya se vive. Ajustes, hambre, exclusión, violencias sostenidas desde hace un año y medio que necesitan desde el gobierno neoliberal de Macri y su séquito profundizar en nuestra Argentina.
Mandan a la policía, sueltan cazadores a pie, en motos, a bastonazos y balas de goma, correteando y pegando, atrapando por la espalda a manifestantes. Agentes de civil sin identificaciones atrapando y llevándose gente.
El miedo y el terror en la población es lo que la última dictadura cívico - militar necesitó inocular a través de los medios de comunicación para lograr el consenso social necesario para llevar adelante sus medidas economicas; la conformación de un “enemigo” al que es necesario aniquilar se logró a través -entre otras cosas- del accionar cómplice y necesario de los medios de comunicación, de las empresas de comunicación.
En el 2002 el asesinato de Kosteki y Santillán, la represión en el puente Pueyrredon, lo que se conoce como la masacre de Avellaneda también trató de sostenerse desde los medios hegemónicos mintiéndole a la población.
Por eso más que nunca en estos tiempos donde vuelven a mentirnos, a meternos miedo, a reprimir la protesta social, es necesario la denuncia, la reproducción de la información que muestra lo que son atrás de las caritas felices, las mentiras de campaña y los globos de colores: hambre, exclusión y represión.

Autor: Redacción EcoDias