Opinión

Fecha: Lunes, 13 Noviembre, 2017 - 00:00

Difícil de entender, difícil de explicar

Si yo miro a Bahía Blanca por lo que fue y por lo que pudiera ser.
Si yo miro a Punta Alta y la Base Naval por lo que es y no por lo que debería ser.
Si yo miro al país por lo que debería ser y no por lo que no es.
Mi visión es telescópica.
Si la miro tal como la veo con microscopio, ¿cuál de las dos visiones es la correcta?
Macri ganó en las elecciones del 22 de octubre, obtuvo nueve provincias entre ellas las cinco más grandes del país (visto desde el punto de vista de la industrialización).
¿Cómo interpretar que en las cinco provincias más industrializadas del país y hoy con mayor grado de desocupación triunfe “Cambiemos”? Si pensamos en Perón -1946-, en el peronismo como concepto político, hasta llegar hasta sus últimos herederos con Néstor Kirchner y Cristina Fernández, es lo que titulo “difícil de entender, difícil de explicar”. Solo viéndolo a través del concepto de luchas de clases podemos apreciar una Argentina que desde hace más de cien años ha sido y es gobernada por regímenes políticos encasillados dentro de una “burguesía” que se rige por las normas del capitalismo.
¿Ganó Macri, perdió Cristina?
Ni lo uno ni lo otro.
La división del mundo en clases y sus acuciantes desigualdades sociales desvirtuaron el concepto de integración total de la economía. La Argentina se ha caracterizado por ser un país de clase social media, mentalizado dentro de ese concepto burgués. La hegemonía de la economía bajo el capitalismo está culminando su ciclo histórico. No tiene posibilidades, no tiene soluciones, no tiene respuesta para ofrecerle al pueblo argentino la satisfacción de sus necesidades.
La burguesía que hoy nos gobierna, sus pretensiones de seguir gobernando después del 2019, aun con la razón pero ateniéndonos con rigor científico al estado del país, ni aun Cristina en su nueva modalidad de “Unidad Ciudadana” modifica el concepto de clases al que hago referencia. El pueblo argentino jamás estuvo en el poder desde el 1810 al presente. La gravitación y enorme influencia que determinará el curso de los acontecimientos, pasó hoy a manos de la República Popular China; se quebró la hegemonía del capitalismo.

Autor: Por Aron Berstein