ABADI - BRAILLE Salud

Fecha: Martes, 24 Octubre, 2017 - 00:00

Diabetes y factores de riesgo

La Asociación Bahiense de Ayuda al Diabético y el Centro Luis Braille llevaron adelante una jornada de detección de Diabetes y factores de riesgo. Visión y diabetes pueden convertirse en una sociedad peligrosa, con consecuencias irreversibles.

“Realizamos un control de glucemia, con control de peso y talla, también de presión arterial”, informó el Dr. Carlos Santillán en charla con EcoDias. La ceguera se encuentra dentro del espectro de posibles consecuencias de padecer Diabetes, aunque el espectro de complicaciones es muy amplio. Desde lo microvascular, puede afectar los ojos, los riñones, los nervios, lo que se denomina microangiopatía, en cuanto a lo macrovascular, pueden comprometerse el cerebro, el corazón y los miembros inferiores. En este último caso, la Diabetes puede involucrar las arterias largas que transportan sangre al corazón, a las piernas, a los riñones y al cerebro, estas obstrucciones generarían enfermedades en esos órganos, como ataques cardíacos, fallas en el aparato urinario y úlceras en los pies, o incluso inmovilidad de estos miembros. “El año pasado realizamos una actividad similar junto a Braille, por eso este año repetimos la jornada”.
Según la Organización Mundial de la Salud, la ceguera y la discapacidad visual están causadas por el daño de los vasos sanguíneos de la capa posterior del ojo, la retina, lo que ocasiona una pérdida progresiva de la vista, que a veces llega a ser una pérdida total de la visión.
De acuerdo a datos aportados por el Dr. Santillán, el 10 por ciento de la población padece de Diabetes, es decir, 1 de cada 10 personas. Además hay que tener en cuenta que 2 de 10 personas padecen de obesidad y que 4 de 10 de sobrepeso, factores detonantes a la hora de las definiciones. La diabetes infanto-juvenil no es tan común, los parámetros oscilan entre 5 a 10 por ciento.
La Diabetes tipo 1 es frecuente en niños y adultos jóvenes, aunque puede aparecer a cualquier edad. Los síntomas que deben alertar al paciente son: mucha sed, orina frecuente, mucho apetito o mucho cansancio, pérdida de peso espontánea, piel seca o picazón en sectores del cuerpo, pérdida de la sensación o un hormigueo en los pies y vista borrosa. Estos pacientes una vez detectados sus niveles de glucemia en sangre suelen ser medicados con insulina. La Diabetes tipo 2 es la que afecta al adulto mayor, las causales pueden ser hábitos alimenticios deficientes, sobrepeso, no realizar actividades físicas, poseer antecedentes familiares de la enfermedad, la hipertensión. Entre más se eleve la glucosa en sangre, más grande puede ser el riesgo de sufrir complicaciones de salud que han sido relacionadas con la Diabetes Tipo 2.
“Cuando detectamos a un paciente con índices altos, peligrosos o incluso fuera de lo recomendado derivamos a una consulta médica y también aconsejamos acerca de los tratamientos y medidas a tomar para bajar esos parámetros”, aportó el médico, quien agregó que existe una tendencia al aumento de Diabetes en el mundo, por la cantidad de población, la expectativa de vida mayor a otros tiempos y a los estilos de vida adoptados en este siglo.

LO RECOMENDADO
ABADI funciona en nuestra ciudad desde 1970, surge por inquietud de los profesionales de la salud, quienes se nuclearon para una lucha permanente contra la Diabetes. Su programa de detección lleva más de 40 años de detección de pacientes que la padecen y de quienes no lo saben. Está conformado por médicos diabetólogos, nutricionistas, podólogos, educadores, enfermeras y voluntarios. Actualmente tiene su sede en Thompson 582.
La detección temprana es uno de los objetivos, al cual le sigue la charla con recomendaciones y consejos para los pacientes que se encuentran en los límites de índices de glucosa. En cuanto a la alimentación, se hace necesario disminuir el consumo de alimentos ricos en grasas, por su alto valor calórico y contenido en colesterol, por lo tanto moderar alimentos como la manteca, los aderezos, las mayonesas, las margarinas, los quesos cremas saborizados. Otro factor a tener en cuenta es el consumo de sal porque Diabetes e hipertensión están asociadas. Hay que consumir 3 litros de agua por día y en lo posible, no saltear comidas. Las verduras deben estar presentes en las preparaciones cotidianas porque aportan fibras, vitaminas y minerales.
La actividad física ayuda a disminuir los niveles de glucemia en sangre, favorece el descenso del peso si está acompañado de un plan alimentario adecuado y variado. Asimismo, mantiene el peso en parámetros saludables, facilita el trabajo de la insulina, fortalece el sistema cardiovascular, disminuye el colesterol y los triglicéridos en sangre, y aporta mejor estado físico e impacta en la autoestima. Los cambios y la percepción de bienestar deviene a la tercera o cuarta semana de comenzada la actividad física, es importante sostenerla a lo largo de todo el año.

Autor: Redacción EcoDias