Opinión

Fecha: Martes, 2 Mayo, 2017 - 00:00

Desintegración de la especie humana o primavera del hombre

Fiel a mis costumbres por la tarde y noche me informo y por la mañana, escribo.
Me canto a mí mismo: / “Déjenlo nomás pastar / No rechacen mi consejo / Que yo lo voy a enterrar
/ Cuando se muera de viejo”.
Veo y siento con temor lo que acontece en el mundo, mejor dicho con propiedad “Hasta donde llego cierta parte de la humanidad convertida en monstruo”.
Ayer 18 de abril viendo el programa de Silvestre y el de Víctor Hugo decían que el Juez Lorenzetti le hacía juicio a la Doctora Carrio, y ésta se dirigió al Presidente Macri dándole a entender que peligraba su candidatura a Intendente de la Ciudad de Buenos Aires, decidió en buen romance parar al Juez.
Después escuche la aberración mas grande en muchos años, se esta estudiando la posibilidad de canjear la cárcel de algunos represores por la libertad de Milagros Salas.
En plena segunda guerra mundial Hitler envió a su lugarteniente Rudolf Hess a Inglaterra a ver a Churchill para convencerlo que la guerra no debía ser entre ellos, sino unirlos contra la URSS.
Las primera y segunda guerras mundiales se iniciaron por la lucha por los mercados, ¿Quiénes la iniciaron?, ¿Cuántos millones de soldados y civiles murieron?
Se destruyo media Europa, se llevo la destrucción y la guerra a los países de Cercano Oriente por la posesión del petróleo (Rommel Montgomery).
Napoleón invadió Rusia y no pudo conquistarla, Hitler invadió la URSS y no pudo conquistarla.
Estados Unidos y la OTAN quieren invadir a Rusia, jamás lo lograrán y, si tiran bombas atómicas también Estados Unidos y Europa desaparecerán.
Corea del Norte no se amedrenta ante Estados Unidos y les dice: “No les tenemos miedo”.
Su poderío militar lo desconozco, solo si se poseen armas más modernas y mucho más sofisticadas que puede disponer Estados Unidos.
Los ataques de Estados Unidos a Afganistán y Siria, no atemorizan, si en la guerra se utilizan armamentos nucleares no habrá vencedores ni vencidos; desaparecerá gran parte de la humanidad.
Y no es que no hay alternativas, las que por distintos motivos lograron apropiarse de las riquezas del mundo, saben que su mundo cumplió su ciclo histórico, que debe dar paso a un nuevo orden económico mundial en el que los pueblos serán protagonistas y se darán gobiernos que cubran sus necesidades.
Esto no lo aceptan ni admiten los Trump, y los Macri del mundo.
O fin de la humanidad o principio de un nuevo mundo.

Autor: Por Aron Berstein