Opinión

Fecha: Martes, 1 Agosto, 2017 - 00:00

Del incendio del “Reich Stag” al incendio de Hamburgo

De qué me sirve correr a mi biblioteca y buscar entre muchas otras la página titulada de los diarios de Alemania cuyas copias guardaba del día en que se incendió (atentado provocado por los nazis), el Reich Stag alemán de Berlín, si no lo puedo leer.
Las primera y segunda guerra mundial, fueron guerras interimperialistas, los grandes millonarios se disputaban -como hoy- el poder de los mercados del mundo.
Europa soportó dos guerras en las que murieron más de 100 millones de soldados, niños, hombres y mujeres del pueblo.
La rendición incondicional del ejército alemán se firmó en Versalles (Francia), en un vagón de tren elegido para eso, las condiciones impuestas por Francia e Inglaterra fueron muy drásticas, les hicieron pagar los gastos de la guerra.
Hoy sabemos queEstados Unidos terminó de cobrarles hace poco a Francia e Inglaterra los armamentos que se emplearon en la segunda guerra mundial. Recientemente, en Estados Unidos, el mismo Trump le vendió armamentos a Arabia Saudita (la venta de armas más grande que se conoce en años), puesto que sea Arabia Saudita la que ponga la carne de cañón de sus hijos contra Katar, Irán, Siria, etc.
Las guerras (primera y segunda) no las pagaron los ricos ni la aristocracia prusiana, ni las grandes empresas. Les pusieron tantas imposiciones al pueblo alemán, que aún resuenan en mis oídos las arengas de Hitler y su nacionalismo socialista, que terminó en fascismo.
Se regaron los campos de batalla con la sangre de millones de soldados (hijos del pueblo), los bombardeos contra ciudades y pueblos eran asesinatos legalizados.
Viniendo a nuestros días, la reunión del G20 en junio en Hamburgo... ¿qué saco en limpio de las reuniones que se han hecho?
De lo conversado por Trump, Putin, Merkel, o del Brics, conocemos muy poco.
Lo que pude ver (con dificultad), el incendio que el pueblo alemán prendió, fuego contra esa cumbre, contra Estados Unidos.
Se calculan unas 5 a 10 mil personas las que podrían haber participado, ¿cuáles serán los resultados? La mecha que se prendió en Hamburgo se propagará por toda Alemania y Europa.
Sus pueblos se cansaron de ver morir a sus hijos, para que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres.
El hombre como expresión de especie humana no fue creado para eso, ¡cómo me gustaría vivir y verlo!
El despertar del pueblo alemán es lo más importante de esta reunión del G20. La represión no apagará el incendio.
Quisiera escuchar el Himno a la Alegría de la Novena Sinfonía de Beethoven, en otro escenario. En el que el pueblo alemán viva para la Paz y no sea utilizado para la guerra.
Me críe en las colonias entre judíos y rusos alemanes del Volga. En mi pueblo natal en la casa de mis abuelos maternos entraban alemanes, criollos, italianos, a mí me criaron Benito y María Espíndola, que tiraban a un mestizaje con indígenas y españoles.
Conocí las colonias desde Rivera, Carhue, Colonia Lapin, Villalonga, Bernasconi y cercanas a las Colonias alemanas de San Miguel Arcángel, Darregueira, Guatrache, Coronel Suárez.
¿Volverá el hombre a ser hermano de su hermano?
La vida me dio muchos padres y los llevo dentro mío. “Yo soy tu padre, tu eres mi hijo”, dijo Goethe.

Autor: Por Aron Berstein