Crisis del agua Ecología

Fecha: Lunes, 11 Junio, 2012 - 05:15

Declarar la emergencia hídrica

Desde el Concejo Deliberante se está pidiendo que se reestablezca la emergencia del agua en Bahía blanca debido a que los problemas de calidad y cantidad no han terminado.
La emergencia permitiría suspender aumentos en las tarifas y acelerar inversiones para obras.

El del agua es un problema constante en Bahía Blanca desde hace décadas pero que se profundizó en los últimos años por las amenazas de que la ciudad se quede sin agua por la poca cantidad de recurso hídrico del dique Paso de las Piedras. Finalmente, las lluvias siempre terminaron siendo las salvadoras aunque éstas no pueden hacer nada con otro problema importante que es la mala calidad del agua de Bahía.
Encima de todo, sumémosle los aumentos en las tarifas lo cual hace que el agua siga en crisis. En ese sentido, las concejalas Elisa Quartucci y Aloma Sartor elaboraron un proyecto de resolución solicitando al gobernador de la provincia de Buenos Aires, declarar la emergencia hídrica en el distrito.
EcoDias dialogó con la edil Sartor quien señaló: “No hemos superado ninguna de las cuestiones estructurales en el sistema de abastecimiento de agua, estamos en una plena crisis de problemas por una floración algal que está generando una calidad de agua muy mala. De hecho ABSA empieza a distribuir puntos de distribución de agua lo que es un reconocimiento de la situación en que está el agua. Y por otro lado el aumento en la tarifa del servicio, parece poco probable llevar adelante un aumento en medio de esta condición. Lo que no quiere decir que la verdad que las políticas tarifarias de este servicio público en la Argentina ha sido desastroso porque ha sido la no valoración de los costos que para el propio Estado tiene los servicios de agua. Entonces el desfasaje entre esos costos reales y lo que se paga en la tarifa, es de una magnitud enorme”.

Emergencia
Agregó Sartor que podría ser una política de Estado subsidiar el agua, lo que no quiere decir que se tenga que ir detrás de la idea de que el agua le tiene que costar a la gente exactamente lo que cuesta obtenerla, purificarla y distribuirla: “No quiere decir eso pero es cierto que ese costo tiene que ser claro y que de algún lado tienen que salir los recursos. Además lo que no es lógico es que se subsidie a aquellos sectores que producen en la economía con el agua, ahí hay un desfasaje muy complicado que en el agua tiene un impacto muy fuerte porque ha generado una desinversión en materia de infraestructura que nos ha llevado por ejemplo en Bahía Blanca a estar en la situación que estamos”.
Ahora bien, qué es lo que ocurre si se declara la emergencia hídrica: “La emergencia es un paraguas que al gobierno le permite justificar por ejemplo suspender la aplicación de la nueva tarifa o le permite acelerar movimientos de partidas destinadas a hacer alguna de las obras. Por ejemplo, los problemas en el embalse van a ser reiterados, esto no es que lo vamos a definitivamente erradicar, esto es una condición del embalse, el embalse está en una cuenca que nadie controla. Acá hay una autoridad del agua que debiera controlar qué va a parar a la cuenca, no se controla absolutamente nada, con lo que ese embalse, en unas cotas que todavía no aumentan demasiado, es muy probable que siga reiterando estos ciclos de algas”.
Por otra parte, dijo, las geosminas no se paran con el sistema de filtrado que tiene el dique por lo cual se requiere de aumentar un módulo la planta potabilizadora, con el fin de que hacer otro tipo de tratamiento del agua que hoy no existe: “Esa es una inversión concreta, ojala hubiera una decisión del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la provincia de poner esa inversión”.

Naturalización
En otro orden de cosas, Sartor se refirió a la prestataria ABSA y cuestionó el hecho de reclamarle inversiones cuando en realidad no tiene dinero para pagar los sueldos y le pide plata a la provincia para abonarlos: “ABSA es 90 por ciento gobierno de la provincia de Buenos Aires, porque si no confundimos, estamos jugando a los malos y a los buenos como si el malo fuera ABSA y fuera algo parecido a PLAZA. ABSA no es PLAZA, ABSA es el gobierno de la provincia de Buenos Aires y las inversiones las tiene que hacer el gobierno de la provincia de Buenos Aires”.
Sartor también dio su opinión acerca de que hay una por parte de la ciudadanía de que el agua es mala: “Yo creo que sí, la verdad es que la gente está tan acobardada que en definitiva termina como resignando. Probablemente haya una queja más fuerte cuando se corta el agua porque obviamente que te corten el agua en lo cotidiano es un impacto muy fuerte para una familia, así y todo hoy escuché un vecino que desde el jueves está sin agua, pero el tema de la pérdida de calidad en Bahía Blanca se ha ido naturalizando”.
Además, destacó que cuando el intendente interino Gustavo Bevilacqua estuvo en el Concejo Deliberante “le decía que yo reclamaba que el municipio mantuviera un programa de monitoreo de calidad del agua. Con Bromatología municipal se podría hacer, de hecho se hacen esporádicamente análisis. Lo que yo reclamo es que no sean esporádicos sino que sea un programa real, concreto, permanente con puntos de muestreo y con tipos de análisis que se vayan mostrando en la página web todo el tiempo sobre cómo va evolucionando la calidad”.


Autor: Redacción EcoDias