Opinión

Fecha: Martes, 16 Octubre, 2018 - 00:00

De las Islas Malvinas a Grecia

Durante dos semanas escuchando a los tres mosqueteros Athos-Phortos-Aramis (Víctor Hugo, Silvestre, Navarro), si es que no se daban cuenta que lo que nos pasa en la Argentina, es lo que pasó en Grecia.
Las Islas Malvinas la conforman varias islas. Están a unos 450 kilómetros de la costa argentina, vivían los “kelpers”, hoy es una base militar naval de aviación y marítima, facilitándoles esa base militar a la OTAN.
Y hoy sabemos que el FMI le pidió la entrega de unas mil doscientas pequeñas islas que bordean las costas de Grecia que pasaron a manos de Estados Unidos.
¿Cuántas bases militares cedió Macri a Estados Unidos?
Temo por Bolivia pues tiene petróleo, gas y litio.
Nos han colonizado nuevamente, desde el 1800 al 2000 han pasado 200 años, las luchas de liberación del imperio español le costó a América del Sur 70 millones de aborígenes muertos.
Después vino a Argentina el imperio inglés, y ahora el norteamericano, imponiendo la Doctrina Monroe. Desde Alaska a Tierra del Fuego son propiedad privada de Estados Unidos.
Macri ha vendido al país y dejó al pueblo argentino “en pampa y la vía”.
La consigna de hoy del pueblo argentino es “queremos comer”, no se puede esperar a octubre del 2019.
Solo entre los jubilados hay unos 3 millones que morirán de hambre.
Un niño que va a la escuela con la panza vacía, no aprende y son millones los que tienen hambre, no le echo la culpa al pueblo.
100 años de gobiernos que solo se acuerdan del pueblo cuando hay elecciones y llevamos 200 años de partidos políticos que respondieron a los dictados de la burguesía (en alto nivel). Y las oligarquías terratenientes que nos hicieron hincar de rodillas, haciéndonos creer que así seriamos libres y soberanos y nos convirtieron en eunucos y esclavos.
Algo me dice que el pueblo argentino está despertando de su letargo, que no podrán por mucho tiempo tener al genio atrapado dentro de la botella.
No pudieron con Siria, menos con Irán y ni que hablar con Corea del Norte.
Nicaragua, Cuba, Venezuela y Bolivia aún están de pie.
La marea china inunda a los países y nos ofrece una alternativa “la ruta de la seda”, no la hacen con armas, se hace con “complementación económica”.
Los paisanos aborígenes de nuestra América tienen como decía don Ata “los ojitos como tajito en cuero crudo” y los negros son hijos de los esclavos que trajeron entre 1805 y 1806. Si había en Buenos Aires más negros que blancos, los mataron a todos, los que pudieron salvarse de la guerra injusta contra el Paraguay se fueron para Brasil.
Colombia, el país de la droga, cedió 9 bases militares -contando las que se conocen- a Estados Unidos para atacar a Venezuela.
Una canción que recuerdo decía: “Voy pa’ la tablada / De los gauchos zonzos / A venderles miles / De esperanzas locas”.
Depende de los pueblos, el futuro es nuestro. Como lo son nuestros países.
Nos falta aprender a ser dueños de nuestro propio destino.

Autor: Por Aron Berstein