CIENCIA EN EL AULA Educación

Fecha: Martes, 23 Mayo, 2017 - 00:00

Darwin y después

¿Cómo es posible abordar el tema de la evolución humana si solo tomamos como referencia las propuestas de fines de 1890? ¿Qué aporta hoy Charles Darwin a la comprensión del humano del siglo XXI después de que la Biología avanzó en teorías y disciplinas? El dr. Néstor Cazzaniga dio la discusión junto al auditorio de los cafés científicos.

"Desde el siglo XIX cuando Lamarck y después Darwin plantean una Teoría de la Evolución que no implique ningún mecanismo sobrenatural, la Biología empezó a estructurarse alrededor de esta idea y hoy constituye el núcleo central de la Biología” introduce el docente del Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia de la Universidad Nacional del Sur, Néstor Cazzaniga. “Sin embargo, pasados 150 años todavía las ideas de Darwin que están vigentes en algún aspecto han sido superadas ampliamente, aparece la Biología Molecular, la Epigenética, una serie de mecanismos que eran impensables hasta hace pocas décadas. Por eso hoy la Teoría de la Evolución es muy distinta a lo que se creía hasta la década del ´70, la década ´80, ha sufrido una evolución la propia Teoría de la Evolución”, sorprendió.

Discutir la base

¿Qué cambió en la concepción científica que la propia base debe ser discutida? “Hay aspectos de la Evolución que se siguen enseñando con una base que ya ha sido superada, ya la Biología no habla necesariamente de especies que surgen hace miles de años por acumulación de pequeñas variaciones. El mecanismo parece ser otro diferente, y aparece un cuestionamiento a Darwin, ¿estaba equivocado? No, no es que estuviera equivocado, pasaron 150 años, cualquier teoría 150 años después cambió, en particular ésta que se vio muy afectada por esta renovación de la Biología”.
Los avances científicos permiten entender más compleja y profundamente las cuestiones sobre la expresión de los genes, “por ejemplo la capacidad inmunitaria de un bebé a través del comportamiento de la madre, tiene implicancias sociales y culturales, y esto es expresados en la modulación de los genes”. La ciencia biológica no se queda sola a la hora de explicar.
“La Teoría de la Evolución influye en la medicina, en la sociedad, en la educación, tendríamos que lograr de alguna manera que se pasara a enseñar con un criterio mucho más actualizado y que de alguna manera cumpla esas funciones que son muy importantes”expuso. “Está muy arraigada la idea de que la evolución requiere tiempos larguísimos, que es un proceso acumulativo de pequeñas variaciones sometidas a selección natural. Sin embargo, la definición de especie ha ido cambiando y obviamente, las especies surgen por ese proceso, hay especiaciones instantáneas, hay mecanismos de reconocimiento de pareja que a veces depende de una sola mutación. Por poner un ejemplo elemental, los sapos buscan pareja por el oído, es decir, oyen el canto del macho y las hembras reconocen si ese macho es de su propia especie o no. Si una mutación hace que estos machos canten de otro modo no se van a reproducir, sino se van a reproducir en la naturaleza, son especies distintas. Si uno hace una fecundación in vitro son viables, pero pasa a ser irrelevante si son viables o no porque en la realidad, en la naturaleza son especies diferentes. Hay otros ejemplos, dos especies de cebras de África, que son distintas, un aspecto diferente, y forman parejas en forma independiente, solo difieren en el momento en que el feto se marcan las bandas negras; es el mismo gen, marca las bandas de la misma manera y por una pequeña diferencia en el tiempo de expresión del gen son especies diferentes”.
Según Cazzaniga, enseñar una teoría científica es muy difícil, “es muy difícil ir actualizando la teoría en función de los avances de aquellas ciencias que le sirven de base, cuando cambia la Genética, cuando cambia lo que entendemos qué es una especie, la Teoría de la Evolución no puede seguir siendo la misma. Evoluciona. Al igual que su objeto de estudio”.
¿Cómo hacemos para enseñar la Teoría de la Evolución y que no fije ideas que cuesta mucho trabajo rectificar a los propios biólogos? “Nos cuesta mucho renunciar a ciertos patrones que hemos aprendido, y cuando leemos un libro de Evolución del siglo XXI es muy distinto a las propuestas de la década del ´90, del ´80 o del ´70, cualquier libro de Evolución que tenga más de 15 años necesariamente está desactualizado. Este es un desafío tremendo para los que ejercemos la docencia”.

RESISTENCIAS DE AYER

"La teoría darwiniana será ilegal para todo profesor, en cualquiera de las universidades, colegios normales y otras escuelas públicas del Estado" declamaba una ley de los años veinte en Estados Unidos. La prohibición decantó en un su rompimiento, el autor de la acción fue un profesor, John Thomas Scopes. La Teoría de la Evolución era entendida como afrenta a la religión. El docente fue arrestado y sometido a juicio. En el mismo no se le permitió declarar a los científicos, los alegatos fueron desde la Biología, la Teología y la interpretación de la Biblia. Scopes fue declarado culpable y multado con 100 dólares, cifra importante para la época. Al poco tiempo fue indultado. A pesar de ello, las prohibiciones permanecieron hasta los años cincuenta.
Fuente: "Agenda científica" de Página/12, 1996.

Los cafés científicos son organizados por FUNDASUR y CONICET Bahía Blanca, se realizan en Casa Coleman, Avenida Alem 41. En la agenda caleidoscópica anunciaremos la próxima entrega.

Autor: Redacción EcoDias