CELEBRACIÓN Interés general

Fecha: Martes, 27 Noviembre, 2018 - 00:00

Día Mundial de la Filosofía

Una ronda, indagaciones filosóficas y más personas para pensar, juntas, solo puede ser obra de espíritus inquietos.

El tercer jueves de noviembre es una buena oportunidad para recordar el Día Mundial de la Filosofía, en nuestra ciudad, se organizó una jornada en el Museo de Arte Contemporáneo, donde se pudo compartir el porqué de la fecha e indagaciones filosóficas que se suman a la formación de personas en un pensamiento crítico, independiente y creativo.

Con invitaciones especiales
“Lo primero que es bueno hacer a la hora de filosofar es armar una ronda, para que las indagaciones lleguen cara a cara”, invitaron Majo Montenegro y Paola Novoa, quienes dirigieron la actividad, y coordinaron el taller Filo Arte Sofar, que se dictó en los 2 Museos.
“Todas somos niñas y somos parte de un grupo de Extensión de la Universidad Nacional del Sur”, contó Laura Morales, docente universitaria e integrante de Filosofía con niñas, niños y adolescentes, proyecto de extensión de la Universidad Nacional del Sur. “Hoy tratamos de juntar personas de distintas edades, es un verdadero desafío porque cuando decíamos de hacer Filosofía con niños, niñas y adolescentes, no pasa por la edad aunque estamos muy formateados”.
La aseveración tiene que ver con darse cuenta que son mundos muy distintos, “queremos hablarle a todas esas edades distintas, pero iguales, lo que tenemos en común es esa infancia, esa niñez que se asombra y que no toma como natural algo que parece que está instaurado, y esto me hace preguntar, ¿son dos mundos distintos y por eso los grandes nacen con los grandes, y los chicos nacen con los chicos, como decía cuando era chica?”.
Un detalle curioso lo aportó la muestra que se montó en el salón de usos múltiples, sombreros de diversos tamaños, formas y colores, producciones de la Escuela de Artes Visuales de Bahía Blanca, como si estuviese planificado, la filosofía y la exhibición preguntaran a los presentes qué llevan en la cabeza. “Filosofar en gran parte implica trabajar con preguntas, con dudas, la interrogación como medio para abordar posibles respuestas, hablo de mí, y lo hago de forma ensayística, estoy pensando en dos formas: estoy tratando de hacer filosofía con esta edad, la edad del asombro y de las dudas, y que va desde los 3 o 4 años hasta que uno se muere, y también es tentarlos a seguir haciendo esto o de intentarlo”. Desde este punto de partida, Morales planteó la oportunidad de pensar, y se valió de dos imágenes proyectadas sobre la pared, los dos personajes mostrados eran totalmente distintos: una mujer simbolizada en una escultura como la diosa Ocasión y Bob Patiño, un señor muy estudioso, graduado de una universidad muy importante, y muy malo, que suele aparecer en la tira Los Simpson. La primera está totalmente pelada y luce un gran flequillo, también tiene alas en los pies, mientras que Patiño tiene una gran melena. “Hay un dicho que dice a la oportunidad la pintan calva, si la quiero agarran verán que va a ser difícil y solo si la veo de frente voy a lograrlo, mientras que Bob tiene tanto pelo; lo que sostengo es que en este momento, en la actualidad, tomar las oportunidades, encontrar algo que sea interesante, que sea bueno, que sea significativo no pasa porque hay pocas oportunidades sino porque hay tantas que hay que reconocer las lindas, las buenas, las interesantes. Estamos sobre estimulados de imágenes, mensajes, productos, hay que consumir. Sin embargo, tengo otro tiempo en la mano, para dialogar filosóficamente, para tener esta intensidad de parar un poco, hay que ganarse la oportunidad”. En esto, Laura Morales apunta a que las oportunidades no están dadas solamente en el consumo, persiguiendo el último teléfono de moda, la última muñeca o ir de crucero, “hay otras cosas que merecen ser vividas, que pueden o no pueden ser útiles, pensamos que el diálogo en el mirarnos cara a cara es una oportunidad de restablecer eso que nos cuesta tanto, ser una comunidad, algo en común, qué tenemos en común: el podernos ver, escuchar, discentir, enfrentar opiniones, por eso la Filosofía es una oportunidad, una ventana para el pensar”, desafió.

Y para qué
“Hay una famosa apreciación de Oscar Wilde sobre el carácter inútil del arte: todo arte es completamente inútil. Y la filosofía tiene mucho de arte. Conmueve, moviliza, zamarrea, busca desde la razón exceder a la razón, busca trascendencia. Si la acción filosófica se reduce a la búsqueda de fundamentos que sin embargo se muestran infundados, abismales y cambiantes, ¿no se vuelve la filosofía una tarea profundamente inútil?”, explica Darío Sztanjnzrajber, el filósofo argentino, en ¿Para qué sirve la filosofía?
En la jornada, se planteó qué es pensar filosóficamente. Para entenderlo mejor, se lo preguntaron a alumnas y alumnos participantes de los talleres anuales. “Es arte, imaginación, creación, lo individual y lo grupal, es cuerpo y mente, lenguaje, cerebro, expresión; es razonar, decidir, evaluar, plantear, tener procesos, gustos, afectos, ideas; es originalidad y también el opinar de la masa; es preguntar y cuestionar”. Una experiencia filosófica deja su marca y hace 20 años Agustín dijo que la Filosofía es “la luz que indica el camino hacia el faro del pensamiento ajeno”, y el rescate de esta definición pone en valor la tarea del proyecto universitario, que rompió con la creencia que solo algunos hacen filosofía.
Pensar con el otro, con cualquiera de nosotros o con filósofos renombrados, para esto es hay que revalorizar a la Filosofía y por eso voy a rebatir a un poema, Fernando Pessoa”, quien defendía que la filosofía era solo idea y “me permito rebatirlo, hoy mismo en el Día Mundial de la Filosofía, todos nosotros y nosotras estamos juntos actuando, accionando, pensando juntos en esta oportunidad que nos han dado estas compañeras y demostramos que son más que ideas”.

Autor: Redacción EcoDias