EVENTO LOCAL Cultura

Fecha: Miércoles, 26 Diciembre, 2018 - 00:00

Cultura en la Plaza

“Una actividad alegre, feliz para la ciudad, que genera cosas lindas”, es el resumen de la quinta edición, que vistió a la Plaza Rivadavia de música y circo.

Tres días con bandas en vivo y grupos de circo constituyeron la entrega de la 5° Feria de la Cultura, un clásico abierto y gratuito que las familias disfrutaron desde media tarde hasta la medianoche. “La Feria de la Cultura viene de muchísimos años, esta actividad viene desde la feria que ocurría en la Plaza del Sol, después me fui a vivir a Buenos Aires, y el evento lo terminaron sacando por problemas de convivencia con los vecinos”, cuenta Pablo Lasala, su coordinador.

El secreto, la diversidad
Trabajando en los contenidos musicales y el entretenimiento, la Feria de la Cultura convoca a muchísimos artistas locales dedicados a una gran diversidad de géneros musicales, grupos que realizan shows circenses e innovadores espectáculos. Folk, rock, funk, hip hop, country, blues, folklore sonaron en el escenario con más de 15 grupos. Los shows de circo estuvieron a cargo de Cirqué de la Calle, asiduos artistas de la Plaza, Lotus, Chisperito, Patu y Circo Con Pleto.
Ese fin de semana se realizaron muchísimas actividades culturales en otros espacios, sin embargo, la Feria gana por su protagonismo, “es muy bueno que se sigan abriendo espacios de artes integradas y la Feria se una más dentro de las propuestas”. Este año también participó una estatua viviente, que siempre se presenta en la actividad, “se realizó un creepshow, un espectáculo de miedo, que consiste en un trabajo de presentación de personajes de película, estos personajes visitan la Feria, caminan por ella, saludan a la gente, se sacan fotos, realizan una propuesta muy graciosa”.
Año a año algún grupo artístico llega a la Feria, “en este caso vinieron dos artistas colombianos que se ofrecieron a participar, estaban muy agradecidos con el público”. Tatan realizó una performance musical vinculada al Caribe Pacífico, su nombre está vinculado a una onomatopeya rítmica, “hicieron música de un altísimo nivel y con eso cerramos el sábado”.

Con ustedes y para ustedes
Lasala define a la Feria de la Cultura como “una propuesta relajada, en un clima hermoso”. Con una historia y el recuerdo de muchos bahienses de aquella feria en la Plaza del Sol, las experiencias se suman para tener un resultado óptimo. “Se discontinuó y hubieron resistencias para realizarla en otro lugar”, apunta el coordinador respecto al evento de la Plaza Lavalle, que hacía las delicias de un gran encuentro con un amplio horario. “Empezaba por la tarde y a veces se extendía hasta las 6 de la mañana, era comprensible la molestia de muchos vecinos, teniendo en cuenta que es un lugar con muchos edificios y mucha población”. Lasala estuvo unos años viviendo en la ciudad de Buenos Aires y a su regreso impulso nuevamente su realización, “siempre me pareció una actividad alegre, feliz para la ciudad y que generaba cosas lindas”. Con un cuidado especial por una buena convivencia, la Feria se ha convertido en un evento permanente dentro de nuestra ciudad, “tanto como lo es la Feria de los Artesanos, donde también trabajo y ya vamos para 29° edición”. Desde su lugar, el impulsador asegura que “estoy atento a escuchar y ver si se genera cierto displacer, si se pasa un poco el horario de las presentaciones”
El armado de la grilla con las propuestas y la coordinación de horarios siempre es una tarea dura, “anualmente lo hago, lo tengo en agenda y lo disfruto mucho como parte de mi historia, parte de mí está en la Plaza, al aire libre y de hecho, hago una actividad en varias provincias donde toco en los espacios públicos”. Si bien no hay un proceso de selección, la convocatoria se concentra por la página facebookera Cultura en la Feria, donde los grupos interesados en sumarse envían un material para publicar, darse a conocer y brindar su arte desde el género que sea. “A partir de ahí sabemos cuál combina mejor con cuál en los horarios, esto es un trabajo muy importante desde lo previo”. Entre saludos, tratos cordiales y devoluciones va tomando forma la próxima Feria, “también el sitio constituye un registro de lo realizado, para que se sepa que es un evento muy organizado y pensado”. La autogestión es la forma concreta de llevarlo adelante, donde las bandas y grupos realizaron sus presentaciones a la gorra, “los recursos han sido mínimos”, confesó.
El clima que se vivió fue muy bueno, también se logró una gran sincronicidad de las presentaciones, “es muy importante y siempre charlamos acerca de cumplir con los tiempos y horarios para que la Feria se luzca”. La utilización del espacio público para una actividad de estas características garantiza el encuentro entre la gente, sin diferencias de edad. La Feria pretende ser una multiplicadora de bienestar, de espacio compartido, de renovación y alegría de encontrarse, donde los músicos producen sus canciones y la gente a disfrutarlo. “Una forma de reflejarse en los otros, de mirarse”.

Autor: Redacción EcoDias