JORNADAS Salud

Fecha: Jueves, 23 Noviembre, 2017 - 00:00

Cuidados paliativos

“Hacia una ética de la praxis profesional” fue el objetivo planteado en la jornada anual de Cuidados Paliativos, una iniciativa formativa e informativa en un área innovadora de la salud. Los Cuidados Paliativos son una especialidad dentro del área de Salud, "muchas veces se lo asocia con la enfermedad oncológica, si bien se ha desarrollado en ese ámbito no es exclusivo", apuntó la Dra. Silvia Mutti.

Los pacientes con enfermedades crónicas avanzadas requieren de cierta atención especializada, en relación a manejar los síntomas que ese paciente tiene, por ejemplo la insuficiencia renal crónica o la insuficiencia cardíaca avanzada, EPOC, demencia, son plausibles de ser tratadas dentro de la medicina. “Eventualmente pueden ser enfermedades terminales, no de por sí por la enfermedad, uno trata de sacarle el foco a eso, uno no sabe de qué va a fallecer un paciente con Demencia, no se trata de poner énfasis en ello sino cómo uno puede mejorar la calidad de vida de esos pacientes, y poder preparar el sistema de salud para darle la atención apropiada”. Se apunta a la calidad de vida de los pacientes, "en eso nos parecemos los seres humanos, nadie quiere sufrir, el tema de la muerte se toca menos porque uno sabe que no se puede resistir a ella, lo que no se quiere es sufrir innecesariamente. Si el sistema del salud y sus profesionales tienen una herramienta para evitarlo por una cuestión ética estamos obligados a utilizarla” reflexionó la médica.
La jornada cumplida el 11 de noviembre es una de tantas actividades impulsadas por los profesionales locales y regionales, "hacemos diferentes tipos de oferta formativa, este encuentro está dirigido a un público más general porque aprovechamos la oportunidad de traer algún profesional que es referente nacional e internacional, ya que hay un desarrollo muy grande". Durante el año se realizan capacitaciones en la ciudad y en la región, "hemos hecho muchas en Viedma, en General Roca, Darregueira, Pigüé, hemos tenido varias incursiones".
Los Cuidados Paliativos están pocos desarrollados en Argentina, "casi cualquiera puede tener una mirada paliativa, siempre nos vamos a las profesionales más clásicas, los enfermeros, los médicos, los psicólogos, los trabajadores sociales, hay también kinesiólogos, farmacéuticos, que desarrollan su especialidad en relación con el desarrollo de fármacos o cómo se gestionan las políticas de farmacia en relación con los pacientes con dolor; inclusive creo que desde lo administrativo se puede gestionar para responder a estas necesidades distintas. Fuera de la salud, también, muchos se apoyan en el Ministerio de la Fe, en muchos hospitales hay un grupo de hermanas que sirven de apoyo para los pacientes y sus familiares”.
Las necesidades de un paciente con una enfermedad avanzada son múltiples, “el conocimiento que tenemos los médicos no alcanza para cubrir todas las necesidades, estamos hablando de tratar a un ser humano y a su entorno. Nunca nadie sabe tanto como para encargarse de todo esto. Por eso, el trabajo en equipo es una necesidad”, aportó la profesional. No hay servicios formales de Cuidados Paliativos en la ciudad, sin embargo, ya hay gente que está interesada, “en casi todos los hospitales hay profesionales que han hecho alguna aproximación, muchos de ellos están experimentando cómo acomodar para gestionarlo en su servicio, de algún modo, se está empezando a percibir esa necesidad. Eso quiere decir que el sistema de salud se está adaptando a las necesidades de los pacientes, y no al revés”.
Acompañaron con disertaciones, el licenciado Mariano Romero, psicoanalista, Olga Baresic, ex voluntaria del Hospital Piñeiro de la ciudad de Buenos Aires y la propia Dra. Mutti, las temáticas abordadas fueron “Lo peor de nosotros mismos como herramienta terapéutica”, “Experiencia laboral: impacto de la enfermedad crónica avanzada” y “Duelo, sentido en el cuidador principal”.

Caminantes
El año pasado la disertante fue la Dra. Jacob, este año la cita se dio alrededor de la conferencia del Dr. Álvaro Saurí, jefe del departamento de Cuidados Paliativos del Instituto Roffo, es un miembro fundador de la Asociación Argentina de Cuidados Paliativos. “Quienes trabajan en salud saben que son ámbitos en los que se viven con bastante malestar, es de altísima demanda, los problemas tienen un alto impacto, cómo se gestiona todo ese malestar”. En esta instancia, el conferencista otorgará recursos posibles para que los profesionales de la salud lleguen mejor a estos momentos, la visión es que cuidadores, familiares y paciente logren un balance, "que podamos llegar dignamente al final de nuestras vidas".
La doctora rescató la figura del médico Fernando Esandi, que “siempre decía hay que fijarse qué en quién, acompañado con un aforismo que dice que es más importante qué paciente tiene una enfermedad, que qué enfermedad tiene un paciente. No es lo mismo un dolor abdominal en un chico de 15 años que en un anciano de 90 años, hasta en implicancias de diagnóstico. Los recursos físicos, emocionales, familiares condiciona la respuesta frente a la enfermedad”. El rol de los médicos según Mutti, es acompañar, “aunque no vayamos a dar un antibiótico”.
"Se percibe una enorme soledad en la práctica diaria, plantean problemas de organización y el interés por ofrecer otro tipo de servicio, esos planteos salen en los encuentros. Nosotros no tenemos la solución a eso, puede ser que la forma de brindar una respuesta sea justamente la organización de esta jornada. De la discusión entre todos empiezan a surgir las ideas, de la misma me reconozco en la historia de los otros”. Si los Cuidados Paliativos lograran ser parte de los sistemas de salud los resultados serían distintos, “sería un giro de 180 grados, esto es muy a pulmón, estamos orgullosos de llegar pero vemos que nunca se va hacer universal esta forma, tampoco la gente pide algo que no sabe que existe, en cierta forma, nuestro principal objetivo es la difusión de esto, aunque estamos conscientes que el poder de difusión de un individuo es muy diferente a la difusión del Estado”.
¿Quién no ha tenido contacto con la muerte o con el sufrimiento? “No conozco a nadie que no lo haya estado, por eso creo que si lo enfrentamos surgirán ideas para disminuir el sufrimiento”, por eso la doctora rescata una de las conclusiones de la jornada, “una de las cuestiones que se recomienda es hablar el tema antes, hablar con la familia para contarles que es lo que uno querría, cuáles son nuestros deseos, sacarle por un rato el tabú, comentarlo, porque si hay algo que sabemos es que la vida se va acabar”.

Autor: Redacción EcoDias