CURSO Salud

Fecha: Martes, 26 Abril, 2016 - 00:00

Cuestión de piel

La Secretaría de la Salud dictará un nuevo curso básico para tatuadores y colocadores de piercing. La misma constituye una capacitación para los trabajadores locales.

“La iniciativa pretende brindar información para prevenir complicaciones y riesgos derivados de esta práctica”, se indicó desde el área comunal de Salud. Según establece la ordenanza 14052/ 2006, "la autoridad de aplicación deberá implementar un curso de capacitación para las personas que realicen dichas prácticas, cuya aprobación será requisito para obtener la licencia habilitante y el registro pertinente". Por lo tanto, los días jueves 28 y viernes 29 se dedicarán a la preparación de quienes se dediquen a este oficio tan demandado, personal que realiza prácticas de tatuajes, micro pigmentaciones y perforaciones cutáneas.

Salud y belleza

Según el material que el área ofreció a Ecodias, el objetivo principal de los encuentros es brindar en el marco regulatorio de la ordenanza citada, la capacitación a los artisas para otorgar conocimientos sobre bioseguridad en la práctica, comprender las técnicas y métodos de desinfección y esterilización adecuados para realizarlas, poner en conocimiento los riesgos y complicaciones que pueden aparejar. Además, el curso estimula una actitud constructiva para prevenir accidentes y enfermedades.
En una sociedad que da una gran importancia a la imagen y al culto a la belleza, surge la decoración corporal mediante la utilización de técnicas que producen la ruptura o perforación de la piel y la mucosa. Entre estas prácticas se destacan el tatuaje, la micropigmentación y el piercing, han adquirido un gran auge en los últimos años, produciéndose una proliferación de establecimientos que las realizan. Estos locales requieren de habilitación municipal y de personas idóneas que se encarguen de realizarlos.
Estas prácticas suponen un riesgo potencial tanto para la salud del personal que aplica estas técnicas como para los usuarios de estos servicios, especialmente si se realizan sin la formación necesaria y con los medios y condiciones higiénico- sanitarias no adecuadas.Los riesgos fundamentales asociados a estas prácticas se basan en la transmisión de enfermedades, tales como hepatitis o HIV, aparición de focos infecciosos o reacciones alérgicas, así como en las posibles intoxicaciones por cesión de sustancias que componen el material utilizado. Es por ello, que es necesario regular las condiciones de los centros donde se realizan estas prácticas y la formación en materia higiénico sanitaria del personal que las realiza.

Validación

El curso que se dicta es básico, versa sobre conocimientos de las funciones de la piel y mucosas, tipos de microorganismos, cuidados especiales y tiempos de cicatrización de los órganos perforados, como así también, los riesgos derivados, las complicaciones a nivel local, generales, recomendaciones para prevenir complicaciones, inmunización adecuada y asistencia sanitaria inmediata.
Las normas de seguridad que previenen complicaciones incluyen lavado de manos, higiene del lugar físico, el manejo de residuos, el equipo de protección personal y condiciones de asepsia. El marco legal habla del consentimiento informado para el caso de los menores adultos hasta los 18 años, autorizaciones escritas con firmas acreditadas de sus responsables, que deben suscribirse en el mismo lugar de la práctica. Asimismo, está prohibida la aplicación de las prácticas a menores adultos, aún con el consentimiento de mayores responsable, en las zonas genitales. Tampoco está permitido realizarlas en personas en estado de ebriedad, bajo el efecto de sustancias tóxicas o en quienes no se encuentran en pleno uso de sus facultades ni fuera de los locales habilitados.

Cuidarse

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, ya que en un adulto medio llega a cubrir un área de 1,50 a 2 metros cuadrados. Cumple funciones muy variadas, entre ellas, proteger el medio interno de los efectos destructivos del medio exterior y establecer la comunicación entre ambos. Aunque la piel realiza también muchas otras actividades, su función esencial consiste en la protección y comunicación y sus dos capas principales: la dermis y la epidermis, están específicamente adaptadas para llevarla a cabo.
La defensa ante los virus, bacterias u hongos se produce a través de la película superficial cutánea, que tiene un efecto antimicrobiano, la capa córnea representa una barrera frente a los patógenos. Cuando se produce una herida, que se convierte en la puerta de entrada, se desencadena una reacción defensiva de la piel en forma de inflamación local. La capa córnea compacta y flexible y el tejido conjuntivo rico en fibras de la dermis protegen a la piel de los estímulos nocivos cortantes, el tejido graso subcutáneo amortigua como un colchón los golpes violentos, distribuye y amortigua su efecto. Los pelos y las uñas también desempeñan una misión defensiva. Actúan como barrera aislante y sirve para la termorregulación, la nutrición y la secreción de las glándulas sudoríparas permiten una termorregulación reactiva. La circulación y la sudoración termorreguladora estén especialmente desarrolladas en las personas "desnudas" para compensar la pérdida evolutiva del pelo protector. La piel refleja y absorbe la luz. Después de la reflexión absorción de la luz en la película superficial y en la capa córnea, se produce la absorción de los rayos que hayan penetrado por la melanina.

Por lo tanto, la acción sobre tan fundamental órgano puede exponerlo a una herida superficial o llegar hasta el tejido subcutáneo, progresar al músculo y hasta el hueso. Es un extenso y heterogéneo territorio con grandes variaciones en cuanto a estructura y condiciones ambientales, lo que determina diferencias en la densidad y composición de la flora, según el área considerada. En cuanto a la cavidad oral pueden reconocerse diferencias si se estudia la flora de dientes, lengua, mucosa yugal o surco periodontal. La flora de la cavidad oral está vinculada con enfermedades como la caries y la periodontitis, solo por nombrar las más frecuentes.

CICATRIZACIONES

¿Cuánto tardan en cicatrizar las perforaciones?
El cartílago de la oreja: 8 a 12 semanas
Lóbulo de la oreja: 4 a 6 semanas
Las cejas: 6 a 8 semanas
Las fosas nasales: 6 a 8 semanas
El labio: 6 a 8 semanas
El ombligo y los genitales: 4 semanas a 6 meses

ORDENANZA 14052/ 2006

Es el marco regulatorio de la actividad incluye las sanciones que recibirán: "Las infracciones a la presente ordenanza serán juzgadas por el órgano competente a nivel local. De acuerdo a la gravedad de la falta, la Secretaría de Salud, como autoridad de aplicación, estará facultada a proceder a la clausura del local y la inhabilitación temporaria o permanente de la licencia para ejercer la actividad, en caso de reincidencia".

RESPONSABLES

La capacitación estará a cargo de la Dra. Sandra Ruggero, la Licenciada Lorena Leguizamón y la Licenciada Carolina Castaño, docentes, enfermera y odontóloga respectivamente. El curso incluye atención en primeros auxilios y resucitación cardiopulmonar. Se realizará en el Centro Cultural de la Universidad Nacional del Sur, Rondeau 29. Los interesados deberán retirar material bibliográfico para participar del curso. Habrá un examen final y se entregarán certificados de asistencia. Podrán inscribirse enviando un correo a secsaludbb@gmail.com.

Autor: Redacción EcoDias