Cáncer de piel Salud

Fecha: Sábado, 14 Marzo, 2009 - 00:00

Conocerse, prevenir y cuidarse

Termina el verano pero las precauciones  para prevenir enfermedades cuando se está expuesto al sol no dejan de ser necesarias.

El bronceado forma parte del estilo de vida moderno y es popularmente conocido como “saludable”. Sin embargo, ese mismo bronceado puede traernos problemas a futuro ya que la sobreexposición al sol es un peligro que, en algunos casos, puede terminar, años más tarde, en un cáncer de piel.
Este tipo de cáncer se traduce en el crecimiento exagerado, dispar, de células que normalmente están en la piel. María Isabel Caferri de Paoloni, especialista consultora en Dermatología (Mat. Prov. 0654) explica que el único factor que todavía se conoce que lo hace aumentar “es la radiación ultravioleta, es algo que podemos impedir nosotros mismos como personas. Y en el caso de los profesionales estamos para hacer prevención en salud”.
La doctora cuenta que uno de los tipos de cáncer de piel está en zonas expuestas al sol y justamente toda la vida estamos expuestos al sol, de allí la necesidad de aprender a vivir con éste: “Alguna persona puede decir que no anda mucho al sol pero lo cierto es que andamos con la cara y las manos al sol toda la vida. Hay gente más blanca que absorbe más cantidad de ultravioletas. Es muy importante que cada uno sepa cómo reacciona al sol, qué tipo de piel tiene y además es muy importante que cada persona conozca el índice ultravioleta”.

Planificar nuestras actividades
En los últimos días las temperaturas en la ciudad han sido muy altas haciendo que se haga muy difícil andar por la calle. Según la doctora hubo días en que el índice ultravioleta llegó a 14 cuando la escala es de 0 a 10: “Es decir que estábamos con un índice altísimo a las 13.35, por ejemplo. Entonces el índice nos sirve para planificar nuestras actividades al aire libre, por ejemplo una media hora antes o después no conviene exponerse y cuando uno se expone debe hacerlo con todo lo que pregonamos como protector solar colocado media hora antes en todo el cuerpo y en buena cantidad”.
Solemos guardar en nuestras casas protectores que quedaron del año anterior, eso habla de una mala utilización del mismo ya que si el protector es debidamente colocado en el cuerpo, un envase debería durar una semana: “Cuando se está en la playa se debe colocar cada dos horas y en una cantidad equivalente a lo que es una copa de licor. Y en las zonas expuestas al sol en gente que tiene predisposición a absorber más cantidad, gente con ojos claros, más blanca, rubia o pelirrojos se lo hacemos usar diariamente, tres veces al día todo el año”.
De esta manera se envejece menos y se realiza prevención ya que no todas las personas van a tener cáncer de piel pero en caso de no cuidarse, mucha gente puede contraerlo.

Cuidados
Por lo común los protectores solares los indican los dermatólogos pero en todo caso se deben utilizar protectores farmacéuticos recomendados.
Usar lentes oscuros y anchos con protección ultravioleta 100%
Se recomienda la utilización de gorras y remeras con algodón oscuro: “Los chicos más blancos deberían bañarse con remera cuando van a la playa, en otros países eso se hace como algo muy común”.

Cultura de la inmediatez
“Se dice que el bronceado es inmediato, ya y grato. Es algo que gusta y existe esa omnipotencia de decir que no nos va a pasar nada. El cáncer de piel no es grato y hay gente que dice que no sabe si le va a pasar y que en todo caso que no le importa porque eso va a ser más adelante. Hay que vencer con todos esos conceptos y no es fácil”.

Lunares
Los lunares también pueden ser factores de riesgo para nuestra salud. No todos los lunares van a traernos problemas, podemos tener entre 30 o 40 que es lo normal en las personas pero igualmente es bueno estar atentos: “Enseñamos a autoexaminarse la piel, es decir que las personas cada tres meses se miren los lunares con una buena luz frente al espejo y ver si notan algún cambio, todo esto sin ponerse obsesivo. Se trata de conocerse la piel, la piel es única, la tenemos toda la vida, es nuestro vestido y hay que cuidarla. Si ven un lunar diferente hagan una consulta al dermatólogo; de lo contrario, pedimos que una vez al año se controlen con dermatólogos que son los que conocen métodos y lunares”.

Autor: Redacción EcoDias