INNOVACIÓN Ecología

Fecha: Martes, 31 Enero, 2017 - 00:00

Con las manos en el barro

“La idea es que podamos hacer una casa con los materiales que tengamos”, dijo Damián Cárdenas, constructor natural oriundo de Plottier, quien dio una charla abierta a todo público sobre Construcción Natural.

La bioconstrucción representa un cambio de paradigma de la vivienda y de la manera de ver el mundo. Con base en la permacultura y la vida sustentable, la construcción natural mide el impacto que genera en el medio circundante, tanto el acto mismo de construir como la producción de materiales involucrados. Asimismo, la construcción natural constituye una forma de hacer accesible la vivienda a personas con vulnerabilidad social, como fue el caso del armado de la casa de una mujer sola con dos hijos, “que tenía un rancho y contaba con un lugar con humedad, nos movilizaba que tenían muy tomados los pulmones, el asma muy agudizado, el haber hecho este tipo de construcción le redujo notablemente su padecimiento, eso demuestra cómo funcionan las casas de barro", relató Cárdenas en el Centro Cultural de la Universidad Nacional del Sur.

Discusiones

Según el especialista, las viviendas “se pueden hacer de distintos tipos de diseños, dibujos y pinturas. Los techos pueden ser verdes, de chapa o de paja, estos últimos duran entre 15 y 20 años y aportan una aislación térmica notoria, porque el frío o el calor no entran”. Las viviendas tienen una historia antigua, ya que acompañan la vida humana desde sus inicios, “la casa se puede construir con técnicas ancestrales como lo han hecho los pueblos originarios, con pieles de animales, hay distintas formas de construir".
“Con entradas pequeñas, que permiten hacer una especie de reverencia al entrar, tomando la vivienda como un lugar sagrado, aunque para muchos la vivienda es un lugar para ir a dormir nada más. Algunas construcciones son armadas con una aislación de polietileno, está muy bien orientado para salas de ensayo”, detalló. Entre los distintos tipos de construcción se cuenta con el adobe, con estructura de caña,        que en Colombia es una técnica muy común, con ellas se pueden hacer edificios porque es muy resistente, algunas están trabadas con tirantes de madera. También la piedra puede ser un elemento fundante y "el hielo que es el material del iglú". Las construcciones naturales permiten diversas formas decorativas como bóvedas, ventanales con detalles y espacios abiertos para el encuentro. Las posibilidades son múltiples, sin embargo, casa y suelo están relacionados, "la construcción tiene que ser acorde al tipo de suelo". Las paredes se pueden realizar con fardo o con madera, “si está pensada técnicamente se puede agregar adobe, es independiente. Algunas propuestas no necesitan una estructura, hay que pensar en el cálculo de la estructura, poner buenas diagonales, lógico que si la rellenás de adobe no le vas a estar sumando, es innecesario, podés hacer una casa con paredes de vidrio y con un techo verde” entusiasmó.
El trabajo de construcción natural puede ser realizado por conocedores, que cuentan con la orientación y asesoramiento de ingenieros, "construir con barro se puede construir bien o mal tal cual como pasa con el cemento, cómo podemos calcular el peso que llevará el techo de paja o pasto, si quiero diseñarlo es mejor hacerlo junto con ingenieros, ver la inclinación y los buenos drenajes son algunos de los recaudos que hay que tomar”. Cárdenas es un referente del área y se desempeña como auxiliar en desarrollo de Comunidades Sustentables, también es artista plástico y se capacitó con Jorge Belanko, Gernot Minke y Stefano Soldati. En estos momentos viaja por Latinoamérica para seguir con la difusión de los talleres de barro.
En cuanto a las cuestiones técnicas, el debate alrededor del uso de la cal confirmó algunos cuestionamientos de los interesados, Cárdenas dijo que "se puede hacer con distintos tipos de cal hidráulica, que es la que menos respira pero si vamos hacer un tratamiento, para un interior sirve la cal hidráulica o la cal de blanqueo echándole sal no se desprende, la sal cumple con esa función, o en un lugar elegido para que se aísle también se puede usar clara de huevo”.

Lugares

Muchas localidades cuentan con construcciones naturales, desde Cipolletti en Río Negro hasta Navarro en la provincia de Buenos Aires. El Bolsón cuenta con un Centro de Investigación, Desarrollo y Enseñanza de Permacultura (CIDEP), el lugar desarrolla diversos sistemas sustentables: construcciones naturales, energías alternativas, aprovechamiento solar, baños secos, reciclado, huerta y espacio de reserva natural. El proceso de aprendizaje es activo y dinámico porque los voluntarios y participantes viven y utilizan los diseños en acción.
La construcción natural tomó diversos nombres: construcción con tierra, bioarquitectura, bioconstrucción, construcción ecológica, entre otros. Todas las acepciones se refieren a una construcción respetuosa del medio ambiente, con acervo sustentable, que busca el equilibrio ecológico, la generación y reparación de hábitats, donde el humano conviva con otros seres vivos en armonía.
Los talleres como oferta temática detallan los diversos aspectos de la bioconstrucción: energía solar, baños secos, tratamiento de aguas grises, techos verdes o vivos, aislaciones térmicas, geodésicas y geometría sagrada. En la práctica, quienes se perfeccionan en la construcción buscan tener conocimientos en el adobe, tapiales alivianados, ladrillos de aislación, entramado, superadobe, revoques naturales, esculturas en tierra, mosaico, pinturas naturales, paneles aislantes y paneles pre-armados para pisos y técnicas básicas para la realización de las casas.
En el planteo de la autonomía económica, la bioconstrucción encuadrada en la permacultura recupera saberes de distintas culturas e integra saberes de distintos momentos históricos. Definida por sus seguidores como una filosofía de vida, un sistema de vida, que enseña a vivir con la naturaleza, a concientizar a otras personas, incentivando el uso de los materiales que sí se tienen. Para muchos permacultores se entiende que es una forma de salir de la lógica capitalista que obliga a las personas a endeudarse con bancos y financieras para la concreción del sueño de la casa propia. Las casas suelen construirse en grupos de 5 a 10 personas, aunque existen experiencias de aldeas comunitarias como es el caso de Atrapasueños, ubicada en Florencio Varela, a 38 kilómetros de la ciudad de La Plata, o el Centro Nakkal en Cañuelas.

ORDENANZA

En el año 2014, el Concejo Deliberante aprobó la ordenanza que permite la construcción de viviendas naturales en el partido de Bahía Blanca. El impulso estuvo a cargo del
bioconstructor Jorge Bastías Opazo, quien presentó la idea en 2009 y formalizó el proyecto en 2011. “Causan un menor daño a la naturaleza, son saludables, aíslan mejor el frío y el calor exterior, se gasta menos energía al utilizar los servicios básicos, pueden estar cerradas unos 20 años que nunca van a acumular olor a humedad y cuestan la mitad que construir con ladrillos tradicionales. Todo eso sin mencionar que si usted la cuida, duran unos 800 años. Hasta el momento se construyen en ciudades chicas y, curiosamente, esta alternativa no es utilizada por personas con riesgo habitacional, sino por gente que busca alternativas de vida más saludables” apuntó en su momento. Tornquist, Sierra de la Ventana, Mar del Plata, Coronel Pringles son algunas de las poblaciones que hacen uso de esta técnica natural. A nivel internacional, los vecinos de Chile, Brasil y México son ejemplos. Shibam es la ciudad de Yemen, fue construida en el siglo II antes de Cristo, constituye el lugar más antiguo edificada con adobe, luce edificios altos realizados en tierra cruda, la mayoría tienen 16 pisos y 40 metros de altura, excepto el minarete que asciende a 50 metros del suelo. En Shibam viven 7.000 personas.

PASOS

Los cursos y talleres de construcción natural incentivan etapas para crear la propia vivienda:
1) Soñar, soltar el proceso creativo, identificar necesidades, imaginar y jugar sin restricciones.
2) Pensar, bajar a la realidad nuestro sueño, evaluar la factibilidad, lograr una imagen clara y detallada de lo que queremos, visualizar el proyecto de nuestra casa.
3) Revelar el sitio, el clima. Observar para identificar posibles ubicaciones, materiales que hay disponibles y abundantes, qué no hay y qué tengo que conseguir.
4) Diseñar, dibujar, hacer planos y maquetas, tomar medidas de muebles o aberturas, consultar a especialistas, aclarar dudas. Planificar etapas y posibles ampliaciones.
5) Por último, construir, acción que requiere replanteo, cimientos, cerramientos y terminaciones.

Autor: Redacción EcoDias