Fortunato Jorge Cultura

Fecha: Domingo, 3 Agosto, 2008 - 00:00

Con el arte en las manos

Periodista: Buen día, Fortunato Jorge. Muchos deben confundir el nombre con el apellido y viceversa ¿no?
Fortunato Jorge: ¡Sí! Vos sabes que muchas veces me llegan las mismas cosas, cartas o invitaciones, a mi casa dos veces, una como Fortunato Jorge y como Jorge Fortunato.

Traspasamos así la puerta del Museo de Arte Contemporáneo, ámbito que alberga la primera muestra individual de Fortunato Jorge.
La sencilla presentación fue una muestra de lo que vendría, el descubrimiento de un artista talentoso y cercano, que ha modificado el paisaje cotidiano de Bahía Blanca.
Probablemente Fortunato sea conocido por los bahienses, no quizás por el nombre, seguro por sus obras, que emplazadas en distintos sectores de la ciudad se descubren ante los ojos de quienes recorremos sus calles y paseos. Un ejemplo es "Ojival", del año 1993, que forma parte de las esculturas del tradicional paseo de las esculturas de Fuerte Argentino. Otros, la docena de esculturas que sobresalen en cada piso de las doce plantas del edificio Fenizi, de Irigoyen y Alvarado; esculturas hechas en obra con la historia de Bahía Blanca, desde el mangrullo hasta la Universidad del Sur. "Hecho en obra" significa que la escultura fue grabada sobre la pared, colgando de los metros de altura de cada piso.

Con el arte en las manos
A pesar de la larga lista de obras, hoy a los 78 años es la primera vez que se realiza una exposición individual de sus trabajos.
Se trata de "Esculturas", la serie de más de 20 obras que reseñan 40 años de trabajo de fundición, murales, bronces, relieves de cemento, y esculturas.
"La muestra tiene carácter de retrospectiva porque reúne las obras de muchos años de luchar en el llano, la mayoría son premios adquisiciones de la Municipalidad de Bahía Blanca, de la Cámara Arbitral de Cereales, de la Bolsa de Comercio e incluso algunas de coleccionistas, aunque muchas no pudimos trasladar por su tamaño. Esto es el resultado del trabajo del museo de poder juntarlas porque yo no tenia ni idea de poder hacerlo", señaló Fortunato.
Durante la visita a la muestra acompañados de Fortunato y los integrantes del museo los comentarios se repiten: Fortunato es un excelente artista y una mejor persona.
Fortunato Jorge es autodidacta y su formación fue de la mano de grandes como Nahum Knop o con otros fundidores y artesanos anónimos de quienes se nutrió en el conocimiento de los materiales y el oficio, convirtiéndose en un aprendiz eterno.
Se inició construyendo escenografías de obras del llamado Teatro Alianza. En la década del ‘50, junto a un grupo de artistas plásticos independientes comienzan a desarrollar el muralismo en la ciudad.
Otro de sus logros destacados fue haber sido uno de los impulsores y participante del Primer Simposio de Escultura Monumental impulsado por el Museo Municipal de Bellas Artes en 1993 cuyas esculturas hoy están emplazadas en el Paseo de las Esculturas.

Cera, cerámico, bronce y objetos encontrados
La recorrida por la muestra también estuvo acompañada de las explicaciones del autor, quien nos hizo un paso a paso del tratamiento del bronce y la moldura.
Fortunato trabaja con lo que se llama "fundición a la cera perdida", porque da forma a un molde de cera, que después se calca en cerámico y contiene el bronce para obtener la figura deseada.
Muchas obras utilizan elementos encontrados, y son una mezcla de molduras y elementos como tuercas, rejillas, balas, monedas, trozos de madera y hasta 28 calentadores primos soldados entre sí en la "Mujer Proletaria" de 1972.
"Esta muestra tiene un entorno mágico, vino en un momento muy difícil, porque no puedo hacer nada más de esto. Tenía un taller en la cortada Coronel Suárez, pero lo tuve que tirar abajo porque vendieron la casa, así que hago otras pequeñas cositas para des puntar el vicio".

Alí Babá y los 20 botellones
Una de las piezas llama la atención y más aún después de conocer la historia que encierra. Se trata de un botellón revestido con monedas.
"Ese botellón formaba parte de una muestra colectiva de la que participé en la Alianza Francesa, eran 20 botellones todos brillosos con las monedas nuevas, parecía la cueva de Alí Babá. Muchos creían que yo tenía mucha plata, porque parecían revestidas en oro, ¡incluso algunos me pidieron plata! (risas). Las monedas ya estaban fuera de circulación y fueron un regalo de un contador del Banco Nación que me mandó a mi casa con un camión blindado".
Como éste, muchos recuerdos de la  trayectoria de Fortunato están plasmados en fotografías dentro de la muestra, que dan cuenta de los trabajos que ya son parte de la ciudad: en el edificio Fenizi, en el edificio Trellini, un busto de Carlos Di Sarli para el cementerio, la fuente del Hotel Austral, los murales de Galería Plaza, un monumento de cobre en lo que era la Caja de Crédito Bahiense (hoy desaparecido el local y tapada la obra), murales en el Banco del Sud y en Alem y Trelew (tapada en parte por el cartel de un locutorio).

Autor: Redacción EcoDias