TANGO Cultura

Fecha: Lunes, 13 Noviembre, 2017 - 00:00

Con aire sinfónico

Bandoneón, contrabajo, violín y piano, una conjugación impactante a la hora de la ejecución del tango en el escenario mayor de la ciudad. Passarelli, Rubin y la Orquesta Sinfónica, mágica cadencia.

La orquesta de Lucio Passarelli para empezar y después una orquesta que se puso al servicio de movimientos tangueros bajo la maestría del director Leonardo Rubin, una noche de lujo en el Teatro Municipal. “La función está centrada en una anterior presentación musical preparada por el maestro Lucio Passarelli, hay composiciones originales de él y arreglos hechos especialmente para la ocasión de grandes clásicos del tango desde la selección de Julio De Caro, temas de Carlos Gardel y de Aníbal Troilo, de Piazzolla” aseguró el director.
La función constó de dos partes, “la primera de una orquesta pequeña y la segunda con una orquesta más completa. Todo se centra en el material de Lucio, él se presenta con su cuarteto, toca el piano, y el cuarteto se conforma con bandoneón, contrabajo y violín” describió.
Todo se puede
“El tango sinfónico demuestra que todo es posible cuando se tiene un buen arreglador, un buen orquestador, en este caso Lucio adaptó el material que normalmente trabaja y ejecuta con su cuarteto, lo amplió a las maravillosas posibilidades que ofrece una orquesta sinfónica en pleno, que eso le agrega otros volúmenes, otras dimensiones, otros colores muy ricos, también está todo lo que aporta la cuerda, hay vientos y percusión”, Rubin pertenece a la Orquesta Sinfónica de la ciudad, “en este caso tengo el desafío de dirigir a mis propios colegas, algo que vengo haciendo hace 20 años en diferentes ocasiones. Implica una preparación técnica y psicológica de lo que es mi trabajo habitual pero es un gran placer, me gusta mucho este tipo de música, el genio del tango me cabe particularmente”.
El evento fue promocionado por el Ministerio de Gestión Cultural de la provincia y los Organismos Artìsticos del Sur. Se interpretaron Octubre de Osvaldo Piro, Primavera Porteña de Astor Piazzolla, Responso de Anìbal Troilo, Mi Buenos Aires querido de Le Pera, se incluyó repertorio del propio Passarelli, Un Domingo de marzo y Cuando despierta Buenos Aires, también una selección de tangos de Julio De Caro.
Según el maestro, la ciudad cuenta con un gran ambiente musical, que se dedica a este tipo de género, “uno de los grandes exponentes en la ciudad y que hace años que se dedica es Lucio, con el que me une una larga relación, ya hace muchos años que hemos trabajado juntos, apenas había llegado a Bahía Blanca se produjo un disco en el que él participó y aportó arreglos, tocó, creo que es un reconocimiento que debido a su gran trayectoria se merece este espacio y este concierto” refirió en alusión a Passarelli. “Él escribió absolutamente todo, desde las composiciones generales hasta los arreglos, se ocupó personalmente de la música de cada uno de los integrantes que vamos a estar en el concierto”.
Lucio Passarelli, autor bahiense, fue distinguido como mejor arreglador de tango entre 1995 a 1997. Compuso las obras Color noche, Siempre Agosto, Responso a mi viejo, El Pepe, Tema para cuatro, Mi amigo Juan, Entrañable, Cuando guste, Preludio a mis nietos, por citar algunas. Muchas de estas obras fueron ejecutadas por la Orquesta
Sinfónica Provincial de Bahía Blanca y el Ensamble Ad Hoc también provincial y, en ambas agrupaciones fue arreglador. Pianista invitado para la realización del disco compacto Compartiendo tango. Dirigió el Sexteto de Tango de la Orquesta Sinfónica de la ciudad y un ensamble de cuerdas del Conservatorio Provincial de Bahía Blanca. También ostenta una larga trayectoria en la dirección y arreglo de espectáculos musicales, por muchos de los cuales recibió reconocimientos locales y nacionales.
 “El tango parece que tiene una gran recepción, una ciudad tanguera que le gusta mucho esta música y creo que cuando hay un espectáculo de estas características y con ejecución de artistas locales tendrá una buena recepción”.
Una puesta en escena con compromiso y una ejecución a pie puntilla se lleva adelante de manera exitosa porque cuenta con una preparación exhaustiva, “estuvimos trabajando hace dos semanas, se comienza con una lectura meticulosa de la partitura, que esté todo en orden, ensamblar el estilo de cuarteto que tocan normalmente solos, hay que hacerlo con toda la masa orquestal que se compone de 50 personas en escena, que vayamos todos en la misma dirección musical y esa es una responsabilidad que recae sobre mis espaldas. El ensayo general presenta un estado de situación donde está todo prácticamente listo”. Un trabajo mancomunado es fundamental según el maestro, aunque la responsabilidad de dirigirlo recayó en él, “tengo muchos recaudos cuando ejecuto y cuando dirijo, siempre hay temores propios del artista, pero en el caso del concierto en el Teatro Municipal tengo una confianza absoluta que va a sonar muy bien”.

Autor: Redacción EcoDias