Sociedad

Fecha: Martes, 14 Febrero, 2017 - 00:00

Ciudadanía que supimos conseguir

“Cuando nosotros votamos pensamos que eso se obtuvo fácilmente. Sin embargo ha sido un largo proceso en Argentina llegar a que todos y todas podamos hacerlo”, afirmó la Dra. Mabel Cernadas. De la democracia de notables a la democracia de masas, sustancia y trayectoria de la lucha política en el escenario nacional.

En épocas de descreimiento político, de antagonismos aparentes y de interrogantes sobre el destino de la Nación, su posicionamiento mundial y los efectos del neoliberalismo, EcoDias rescata las reflexiones alrededor de la ciudadanía y su evolución histórica, lucha y logro de un instrumento de participación fundamental para hombres y mujeres de este territorio de la palabra de la Dra. Mabel Cernadas, integrante del Centro de Estudios Regionales Prof. Félix Weinberg de la Universidad Nacional del Sur.
Cernadas, disertó en el 7° café científico organizado en Casa Coleman, CONICET Bahía Blanca y FUNDASUR.


Constitución
“El primer hito sería la Constitución del ´53 donde se establece la soberanía popular y la ciudadanía pero si bien la Constitución establecía estos conceptos en realidad va a ser un largo proceso hasta llegar al año 1912 donde finalmente se obtiene la ciudadanía política para los hombres, la soberanía política masculina. Ese proceso fue largo porque no fue fácil ya que los notables que tenían en su mano el poder político no querían que los grupos de inmigrantes que se iban incorporando participaran de la vida política argentina” introdujo Cernadas. “La primera época es una democracia en manos de notables, es decir que los que gobernaban se elegían prácticamente de luchas facciosas y el pueblo podía votar pero era llevado por estos caudillos a votar a los candidatos de turno. Va a ser la llegada de los inmigrantes, los inmigrantes que van a empezar a participar en el Partido Radical, en el Partido Socialista, los mismos anarquistas en sus luchas económicas que van hacer que estos mismos notables tengan la necesidad de iniciar políticas reformistas y eso se va a concretar en el año 1912 con lo que se llamó la Ley Saénz Peña”.
Esta ley estableció el voto universal, secreto y obligatorio para los ciudadanos argentinos varones, nativos o naturalizados, mayores de 18 años, habitantes de la Nación que estuvieran inscriptos en el padrón electoral. Su primera aplicación se realizó en Santa Fe y Buenos Aires, las primeras elecciones presidenciales realizadas bajo la misma fueron en 1916, tiempo en el que triunfó Hipólito Yrigoyen, de la Unión Cívica Radical, la principal fuerza opositora del Partido Autonomista Nacional- impulsores de la ley. Los radicales acceden al poder por primera vez.


Impacto local

“Bahía Blanca no es ajena a la situación nacional pero en definitiva la localidad tiene algunas notas que la distinguen inclusive del resto de los partidos de la provincia de Buenos Aires. Una de las particularidades más importantes es que Bahía Blanca pretendió ser la capital de una nueva provincia, y eso va hacer que nuestra ciudad sea siempre una ciudad que sea hostil a las políticas de la provincia de Buenos Aires, que sea hostil a las autoridades de La Plata. Ese enfrentamiento se va ir dando a lo largo de toda la historia y de todos los intentos por capitalizar la ciudad” aportó la especialista. “En la década del ´30, cuando el fraude estaba incorporado a todo el país, nuestra ciudad tuvo por 5 años, entre 1930 y 1935, una intendencia del Partido Socialista: Agustín de Arrieta, que hizo que ese proceso llamado la Década Infame fuera distinto en nuestra ciudad. El intendente socialista no estaba de acuerdo con las prácticas que llevaba adelante el Partido Conservador, de fraude y de exclusión que era característico de casi toda la política nacional y provincial. Pensemos que no es un proceso que se nos dio fácilmente si no que fueron necesarias muchas luchas de socialistas, de anarquistas, de radicales para lograr y llegar a que todos los hombres y mujeres del territorio argentino puedan considerarse ciudadanos, que es poder ir a votar y elegir a nuestros gobernantes”.


Mujeres sí

“En realidad, de muchos años atrás, socialistas y anarquistas venían peleando y había todo un grupo de mujeres importantes para la historia política de nuestro país que habían peleado por el voto femenino”. Cecilia Grierson, Alicia Moreau de Justo, Elvira Rawson, Julieta Lanteri, Susana Larguía y Victoria Ocampo por nombrar a algunas que lucharon por el logro.
En 1946, el Gral. Juan Domingo Perón asume como presidente, “Perón estaba realmente expresando una parte de la sociedad que había sido dejada de lado por los partidos tradicionales, y de alguna manera, expresaba los nuevos sectores económicos y sociales que habían crecido, también la industria, a partir de la década del ´30 y ´40. Llega a la presidencia y llega junto a la figura de Eva Perón”.
En el año 1947, Eva Perón consigue que se apruebe la ley donde las mujeres pueden votar en nuestro país. “Las mujeres argentinas tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones argentinos”, decía en su primer artículo.

Autor: Redacción EcoDias