ALIMENTACIÓN SALUDABLE Y CALIDAD DE VIDA Economía social

Fecha: Martes, 7 Julio, 2020 - 00:00

Celebraron el Día de la Apicultora y del Apicultor

El 21 de junio se conmemoró la labor de quienes con su trabajo obtienen de las abejas no solo miel sino también otros productos como cera, polen, propóleos y jalea real.

“Se hace sin estropear la naturaleza, sin contaminar. Hay muchos países que impulsan la apicultura, porque es muy fácil producirla”, reflexiona Danilo Rubenacker, uno de los productores de Cooperativa de Trabajo Apícola Pampero Ltda.
“De chico era peón de campo, me pidieron que prendiera fuego unas colmenas abandonadas. Ahí me interesó ver que se podía sacar miel, en aquel momento era muy difícil acceder a la información, eran los años ´90 y no había internet, había pocos libros de apicultura. Con una ignorancia total, coincidimos con muchos apicultores en que cuando te pica la abeja no sabés qué pasa pero se convierte en una pasión y quedás toda la vida trabajando con ellas. La gran mayoría que abandona es por obligación y no porque no le guste”, refiere el apicultor, que vive en la zona de quintas de General Daniel Cerri, en cercanías de Bahía Blanca.
El mundo de la apicultura es un trabajo que implica descubrir cómo realiza la labor la abeja, “es trabajar con bichos, no es algo monótono, semana a semana tenés que cambiar las tareas. Por momentos tenés que curarlas, alimentarlas, trasladarlas si no hay flores, hay que hacer reina”. La etapa invernal es considerada temporada baja, “se prepara material, estampa cera, arma cajones”.
Esta actividad suma voluntades que se dedican solo los fines de semana, “hay apicultores que durante la semana tienen un oficio y sábado y domingo se dedican a trabajar colmena, es un hobby y también generan producción”.
La miel de la zona es muy variable, es una zona geográfica que cuenta con floraciones naturales de monte con nativas hacia el sector del Río Colorado, las praderas en Tornquist y Cabildo, y más al sur en el valle neuquino hay floración de frutales. “Haciendo unos pocos kilómetros a la redonda podemos tener diferentes tipos de floraciones, en cambio en otros lugares hacen 50 o 100 kilómetros y encuentran lo mismo. En cambio, contamos con una gama de floraciones bastante amplia”. La calidad de la miel está puesta en su color, considerándola mejor si es más clara, “esto no significa que nutricionalmente una miel oscura sea de menor calidad”, subraya.
 Las reuniones entre apicultores y apicultoras suelen ser momentos para compartir una comida o incluso una jornada, donde se hablan muchos temas incluida la actividad. El encuentro está interrumpido por el momento, dadas las condiciones de aislamiento social, preventivo y obligatorio a causa de la pandemia.
“Nos juntamos para realizar compras conjuntas de insumos, estamos muy agrupados. También les brindamos apoyo a los apicultores nuevos o los más jóvenes. Descubrimos que el conocimiento que se comparte suma, das un dato y recibís diez. Nos ayudamos a cosechar, vamos todos juntos a un apiario y al otro día a otro”, reivindicó a la hora de hablar de las ventajas de estar agrupados y trabajar cooperativamente.

Autor: Redacción EcoDias