RUBEOLA Y SARAMPIÓN Salud

Fecha: Martes, 18 Diciembre, 2018 - 00:00

Campaña

Finalizó la Campaña Nacional de Seguimiento contra el Sarampión y la Rubéola, la Región Sanitaria I superó los objetivos de inmunización.

“La Región Sanitaria I llegó al logro, superamos el 95% de cobertura”, declaró la referente local, Mónica Groselli. La vacunación se realizó en todas las salas médicas de los barrios, en hospitales públicos y también en eventos donde la concurrencia de personas se podía prever, “en festejos donde hubo mayor concentración de población aprovechamos para seguir la difusión y la vacunación”.

Firmeza
El fin de la vacunación contra la rubéola es la desaparición del Síndrome Congénito, “se había propuesto que en el año 2010 no hubiera más casos de este tipo, sin embargo, los hay, entonces es importante”, apuntó la integrante del área de Inmunización. La rubéola es una enfermedad que puede padecerse casi imperceptiblemente en el momento de la infancia, “en la adultez sí puede generar mayores complicaciones”. La colocación de dos o más dosis evita el Síndrome de rubéola congénita, “estamos protegiendo a los chicos para que en su vida futura sus hijos no padezcan la enfermedad”.
A nivel mundial, se sigue vacunando para contrarrestar la aparición de ambas enfermedades, “lo que pasó en distintos lugares es que como no hubo más casos de sarampión se desestimó la vacunación, y empezó a aparecer de nuevo”. Este suceso se dio tanto en Europa como en los países limítrofes, “se han registrado muchos casos en Brasil, en Venezuela y en países europeos, la circulación de las personas genera la diseminación de las enfermedades”, especialmente, en quienes no están vacunados. La inmunización a través de la vacuna es la solución con la que se cuenta hoy, por lo tanto, la vacunación de los residentes, habitantes y permanentes se hace necesario y urgente. “No todas las personas la pasan bien con sarampión, tienen altas chances de complicaciones neurológicas, pulmonares, con muchas secuelas. También presenta un alto índice de mortalidad en pacientes con estado nutricional deficiente”, agregó para que se comprenda la importancia de la acción. Durante el año se contabilizaron entre 7 y 8 casos de sarampión, ninguno fue fatal ni hubo ningún informe desfavorable sobre sus evoluciones, aunque se tiene el antecedente de muchos años sin casos de este padecimiento dentro del territorio.

Prevenciones
El sarampión es una enfermedad eruptiva febril que puede presentarse en todas las edades, siendo de mayor gravedad en niñas y niños menores de 5 años o en las situaciones de desnutrición. En estos últimos posibles casos, las complicaciones respiratorias pueden ser neumonía, ceguera, meningoencefalitis, enfermedades tardías con complicaciones y afectación del sistema nervioso central manifestadas en convulsiones. En el caso de la rubéola la pueden padecer personas adultas o en el tiempo de la niñez. El virus en las mujeres embarazadas perjudicaría el feto, incluso puede producir su muerte o el fallecimiento del recién nacido, el Síndrome acarrea graves malformaciones en el neonato, produciendo sordera, ceguera y cardiopatías congénitas.
Los alcances de las enfermedades son prevenibles con la aplicación de una dosis adicional, obligatoria, ya que está pautada por calendario de vacunación y se colocó en forma gratuita en vacunatorios y salas médicas. La Triple Viral es el nombre de la vacuna, que también previene las consecuencias de padecer paperas, virus que produce la inflamación de las glándulas parótidas, y en su estado crítico puede generar orquitis- inflamación testicular- pancreatitis, encefalitis, y otras inflamaciones gravísimas. La campaña abarcó la población de niñas y niños desde 13 meses hasta 4 años, hasta un día antes de cumplir los 5 años de edad. “Era una población difícil de concentrar porque los chicos más pequeños deben ser llevados por sus propios padres al vacunatorio y si no concurren a guardería no teníamos manera de llegar a ellos”. El éxito de la campaña reside en llegar a mayor cantidad de población, por lo tanto, el rol de enfermeras, médicos, personal de las guarderías fue fundamental. Diseñada para finalizar a fines del mes de noviembre, se extendió durante dos semanas más de diciembre. “La campaña se prolongó para aquellos lugares donde no se llegó a ese porcentaje, en todos los partidos que comprenden la Región Sanitaria I, que son 12, llegamos a la meta pautada y superamos, porque en algunos sitios el porcentaje de inmunización fue mayor”. El registro de la inmunización se hizo en cada una de las libretas sanitarias de los menores, sin necesidad de presentar prescripción médica.
Las primeras semanas de trabajo se constituyeron en el momento más difícil de la campaña, “nos habían planteado desde provincia que teníamos que llegar a tener en el primer mes el 75% de población vacunada y la primera semana debíamos completar el 50%. Esto no se había logrado”. La tarea de concientización de las vacunadoras en los distintos puntos de atención de salud sumado a la difusión en los medios de comunicación produjo el logro de los objetivos. El número de niñas y niños vacunados ascendió a 45.000, por lo tanto, el alcance de la campaña tuvo resultados muy favorables.

Autor: Redacción EcoDias