¿Y dónde está el inspector? Bahía Blanca

Fecha: Viernes, 3 Noviembre, 2006 - 00:00

Camiones en el centro

La situación del tránsito es caótica en nuestra ciudad. Uno de los factores que “entorpecen” el transito en nuestras calles es la circulación de transportes de carga que proveen a los comercios del área céntrica. Por si quedaran dudas, está prohibido por ordenanza el acceso de camiones con grandes cargas.
Si a esto le sumamos que los terrenos para una Playa de transferencia de cargas hace ya 17 años que esperan a ser usados... obtendremos la respuesta a este problema que a su vez lo podemos relacionar con la imposibilidad del municipio actual de avanzar en el asfaltado de gran número de calles de tierra debido a la urgencia por repavimentar las principales arterias afectadas por estos vehículos, entre otras cosas.

Sabía usted que...
La ordenanza establece la prohibición de acceso a los camiones “con acoplado o semi remolque” con cargas superiores a 10 toneladas dentro del radio formado por las calles “Corrientes-12 de Octubre, Perú-Charlone, Sixto Laspiur-Chile, y Undiano-Brandsen”, sometiendo a los infractores a sanciones establecidas en el Código de Tránsito Municipal.

¿Entonces?
“Nosotros decimos: ‘Che, está esta ordenanza ¿por qué no la haces cumplir?’ Porque, en definitiva es con la que hoy estaríamos regulando y si hubiese ya establecido un buen control, estricto, ya podríamos estar hablando de la ampliación del anillo perimetral que prohíbe el ingreso de camiones”, señaló el concejal radical Alberto Sangre, consultado por EcoDias.
Según el edil, “la intención es que se amplíe el anillo para prohibir en mayores zonas que la actual, pero primero tenemos que hacer el control de lo que hay. Esto tiene que ir aparejado con una serie de cuestiones que impliquen más controles y sacar del radio urbano a los transportes”, y al mismo tiempo reconoce que “esto ha pasado siempre: se trata de la no articulación entre departamentos. Si vos tenés la previsión del no ingreso del tránsito a un sector determinado, no podés habilitar un comercio de materiales de construcción al que sabés que no le sirve un lugar de transferencia sino que la hace directamente ahí”.
“Hay condiciones normativas que van a tener que ser establecidas. Y eso le está faltando en muchos aspectos a la Municipalidad y ha sido un poco siempre la intención del Concejo que pasen los expedientes por los distintos departamentos antes de llegar a la habilitación de un comercio. Porque sino se habilitan grandes centros donde concurren multitudes sin lugares de estacionamiento…, ¿dónde van todos los vehículos que van a comprar a tal o cual lugar?”, inquirió Sangre.

Ejemplos hay muchos
Por ejemplo, en la actualidad existe un gran conflicto en la calle Sixto Laspiur. “Hay reclamos muy fuertes de los vecinos y de la Sociedad de Fomento del barrio Almafuerte porque allí está la empresa Gili, descarga Lucaioli… Esas son calles consideradas por la ingeniería de tránsito como arterias rápidas de la ciudad y hoy se ven entorpecidas por la gran cantidad de camiones de carga que ingresan y egresan de estos comercios”.
“En esta necesidad que hay, de ir buscando alternativas al tránsito para mejorarlo y empezar a cumplir las normativas establecidas, el Departamento que tiene que ejercer ese control lo debe hacer ya, porque sino no podemos proyectar nada ya que los camiones van a poder ingresar de igual forma”, sostuvo Sangre quien además aseguró que una de las opciones para el caso puntual de los camiones podría ser reflotar la olvidada playa de transferencia de cargas pensada en su momento en el marco del Plan Estratégico realizado durante la gestión Linares. Pero para esto “hay que analizar cuántos son los camiones que ingresan a la ciudad, cuántos tienen depósitos propios y quiénes querrían utilizarla”.

Playa de transferencia de cargas
“Obviamente que muchos transportes que ingresan y que son de la ciudad van a tener que ubicar sus depósitos en lugares donde no generen demasiado impacto negativo, y fundamentalmente proteger los pavimentos. Hoy por hoy la ciudad está totalmente destruida, y esto es un aporte más de destrucción con lo que significa, además del entorpecimiento del tránsito en horarios puntuales”, advirtió Alberto Sangre antes de explicar a EcoDias el proyecto a ubicar en Loma Paraguaya.
Se trata de tierras donadas para tal fin por el Ministerio de Economía de la Provincia a la Municipalidad en el año 1989, bajo la intendencia de Juan Carlos Cabirón, precisamente las parcelas 1, 2 y 3 lindantes con calle Pedro Pico y el Acceso a Puertos. O sea que ya pasaron 17 años con sus respectivos intendentes y colores...

Para realizar esta playa se necesita “el aporte de los departamentos técnicos, por caso, Planeamiento está juntando todos los antecedentes, como lo qué se habló en el Plan Estratégico, y analizando también cuáles son las condiciones actuales de esos terrenos y la infraestructura que se va a necesitar. Habrá que ver si hay aportes privados, hasta dónde el Estado municipal, toda una cuestión para que estos servicios sirvan al conjunto de la ciudad”.
Si la idea prospera, los camiones ingresarían a este “punto de contacto”, transferirían su carga en vehículos de menor escala que luego realizarían la distribución interna en la ciudad.
“Nosotros sabemos que esto va a significar un mayor costo porque hay que generar una operatividad”, dijo el concejal integrante de la Comisión de Tránsito.
El próximo paso será “dialogar con todas las entidades que nuclean el transporte en Bahía Blanca, como por ejemplo a la Asociación de Propietarios de Camiones, con quienes ya hemos tenido algún tipo de acercamiento y de alguna forma nos pidieron que reflotemos este proyecto”.

Autor: Redacción EcoDias