PARA VER Y CONSIDERAR Cine

Fecha: Martes, 20 Octubre, 2020 - 00:00

Buscando a Quino

Un breve documental que recupera la figura del destacadísimo y recientemente desaparecido artista gráfico argentino.

Buscando a Quino es un cortometraje de poco menos de media hora dirigido por el actor, guionista y documentalista Boy Olmi, que se trasladó a Mendoza a finales del año 2018 para rodar y conducir una entrevista nada menos que con Joaquín Salvador Lavado Tejón, mejor conocido como Quino o mejor aún como “El papá de Mafalda”.
Aparentemente, como propuesta para un del film no podría ser más sencilla, pero la empresa no lo era tanto, porque el entrevistado se había declarado tímido desde siempre y había sido coherente con esa declaración hasta en sus dibujos, aunque Olmi llevó varias cosas que le gustan como para predisponerlo bien, entre ellas saludos de amigos y colegas y un rico vino.
El que asumió la carga del diálogo es el entrevistador -quizás hubiera convenido que sofrenara su entusiasmo o bajara el tono-, lo que ha sido una constante en las contadas notas que supo conceder Quino, pero su continente calmo y su perenne media sonrisa se imponen frente a la cámara.
Ya no usaba sus anteojos característicos, apenas abría los ojos porque en la última década su visión había ido empeorando y después de perder a su esposa había vuelto a afincarse en el terruño mendocino.
Entre otros temas, aborda cómo descubrió su vocación por el dibujo gracias a Joaquín Tejón, ese tío ilustrador por el que recibió su nombre y necesitó un apodo que lo diferenciase, que fue su maestro y su mentor o cuando describe algunos de sus sueños espeluznantes.
Este, como la mayoría de los documentales tiene una estructura que va y viene del protagonista a su interlocutor; de los paisajes circundantes a las imágenes de archivo; de los testimonios de amigos a los de familiares y va echando luz sobre muchos aspectos de su trabajo y su vida, pero lo que lo hace único es un cierto aire de despedida. Una despedida que se hizo tristemente efectiva el 30 de septiembre pasado con la muerte del protagonista a los 88 años.
Algo doloroso para las varias generaciones de lectores argentinos e internacionales de Mafalda, que siguen amando al personaje y su pequeño mundito tan lejano en el tiempo y tan actual en sus desvelos, a pesar de que sólo se editaron tiras entre su primera aparición en 1964 y el momento en que decide dejar de dibujarla en 1973, por razones que el propio autor explica durante el metraje.
Y la maravilla de todos los libros que siguieron después, con personajes anónimos -aunque solían aparecer unos peladitos de anteojos que se le parecían muchísimo- y casi sin diálogo, llenos de una mirada entre tierna e irónica sobre la condición humana, que se parece mucho a la filosofía.
Siempre quedarán esas imágenes y las frases de Mafalda y sus amigos -probablemente de los personajes de ficción más citados por los argentinos- y este mismísimo documental, que fue producido por el Festival de innovación social (fiiS) y su creador Jonathan Herzfeld, que se había estrenado por streaming en mayo de este año y pasó a ser necesario y emitido varias veces en los homenajes que se hicieron en estas semanas y puede verse gratuitamente en la web del festival, con una introducción de su director que suma detalles sobre la manera en que se pensó y finalmente se rodó esta sentida realización que buscaba y encontró al querido Quino.

Ficha técnica
Dirección e idea: Boy Olmi. Edición: Marcela Sáez. Música: Martín Tortorelli. Duración: 27 minutos.
 Origen: Argentina, 2019.

Autor: Redacción EcoDias