Opinión

Fecha: Martes, 20 Febrero, 2018 - 00:00

Burguesías o gobiernos populares

La burguesía es de extracción capitalista.
Ni el capitalismo ni las burguesías son infinitos en el tiempo. La búsqueda de la verdad -como factor científico y social- debe considerarlo.
La presencia de la URSS durante su periodo y a partir de la segunda guerra mundial, produjo un vuelco en la sociedad humana.
La lucha interimperialista por la posesión de los mercados cambió de contenido a la guerra económica. Pero no modificó el contenido burgués capitalista.
Al surgir unos 50/60 países, su consolidación abarcaba todos los factores, y éstos contribuyeron a crear países, cada país tiene su pueblo, éstos fueron desarrollándose en la medida que como país los gobiernos satisfacían las necesidades de sus pueblos.
Los gobiernos burgueses tenían espacio para crecer, podían avanzar, industrialmente disponían de riquezas naturales que querían explotar (en parte para beneficio de los pueblos) en Irak, Libia, Irán, Siria, (entre otros) la población vivía moderadamente bien.
Los gobiernos burgueses podían dominar a sus pueblos, dándoles lo necesario para vivir.
Las esperanzas de urbanización, industrialización, ciencia y tecnología fueron puestas al servicio de los intereses de la burguesía y no de los pueblos.
Se unieron factores económicos y sociales, solo que en condiciones desiguales que hoy están en su límite y deben ser modificados.
Las burguesías conceden a sus pueblos lo mínimo indispensable y guardan lo máximo de las ganancias para su sector, que es un proceso que va de menor a mayor (no es lo mismo Estados Unidos que Haití).
Los ricos cada vez más ricos, los pobres cada vez más pobres.
En la jerga burguesa capitalista surgió el término populismo, lo que significa económicamente que ese gobierno para mantenerse en el poder, concedían más de lo que los pueblos necesitaban.
Se le atribuye el término populista a Perón. Sabían que era burgués, pero le daba demasiado a su pueblo. Eso lo comprendieron primero Néstor Kirchner y lo continuó Cristina.
El termino gobierno popular (caso China), incorpora otros factores con otros contenidos. En primer lugar para dar satisfacción a un gobierno popular, el pueblo debe estar presente. Sin eso no puede existir gobierno popular, lógicamente que para nivelar, equilibrar la economía de un país bajo un “gobierno popular”, será inevitable alterar el curso de los ingresos.
La producción y su distribución, ¿Acaso no es esto lo que nos acontece?
El fracaso de este gobierno (que votó el pueblo), lo llevo a superar a los fracasos, del radicalismo, del peronismo, y creer que puede imponernos una dictadura burgués- capitalista y retornarnos a épocas del medioevo. Macri viajó a Moscu y parece que viajara a China, camino obligado para todos los presidentes burgueses que quisieran resolver sus crisis económicas y van comprendiendo que la única alternativa podría estar en China o Rusia (país que jugo un importante rol en la humanidad durante el periodo que estuvo la URSS). Y que hoy Putin quiere recuperar, parece que la reunión de Davos no dio los resultados esperados ni para la Argentina, ni para los otros países gobernados por las burguesías.
La hegemonía del capitalismo a nivel mundial económico, dejo de serlo, van surgiendo nuevas formas que superan al capitalismo.
Es mi forma de pensar, ¿Cómo lo ve usted?, ¿Cómo lo ven los pueblos?
Bajo el poder burgués capitalista los pueblos no tienen vida ni porvenir.
Bajo gobiernos populares, sí lo tienen.

Autor: Por Aron Berstein