LA CRITICA Cine

Fecha: Martes, 13 Noviembre, 2018 - 00:00

Bohemian Rhapsody

Las ficciones biográficas o biopics son una tendencia en alza en este momento, en el formato de serie o largometraje cinematográfico.
Abundan las dedicadas a músicos o bandas, porque tienen el extra de contar con un público potencial en sus fans y ganar tanto con la venta de entradas como con la del soundtrack.
Mientras la cartelera argentina conserva un ejemplo local en El potro de Lorena Muñoz, llega esta Bohemian Rhapsody dirigida por Bryan Singer y coproducida por estudios británicos y estadounidenses.
El título original cita el tema más emblemático del grupo Queen y en teoría refiere a su trayectoria, pero en la práctica se trata de una biografía del carismático Freddie Mercury, su voz líder.
La estructura es circular y comienza el 13 de julio de 1985 en Londres, con Mercury preparándose para una de sus actuaciones más destacadas en el estadio de Wembley, pero segundos antes salir a escena se hace un salto a 1970.
En aquel año Freddie acarreaba equipajes en un aeropuerto, vivía con sus padres y soñaba con ser parte de una banda como la de Roger Taylor y Brian May y lo logra cuando ellos pierden a su cantante y bajista y lo suman junto a John Deacon.
De allí en más son Queen y se hace un repaso -de dos horas y a marcha forzada- a 15 años, con todos los lugares comunes de estos biodramas musicales: el ascenso, la caída y la remontada final hasta el mismísimo cielo.
Hace rato que el estilo de Singer se ha diluido -de hecho tras varios inconvenientes las últimas semanas de rodaje las hizo Dexter Fletcher y no se nota-, pero la ambientación y el casting son estupendos.
Los cuatro actores protagónicos tienen un gran parecido físico con los verdaderos, Rami Málek se ha esforzado para transmitir algo del magnetismo de Freddie, aunque algunos gestos caigan en la caricatura y Gwilym Lee asombra como Brian May.
Además de una intervención interesante y llena de guiños a El mundo según Wayne (Penelope Spheeris; 1992) de Mike Myers.
Aunque cinematográficamente no aporte demasiado, se trata de una celebración de Queen. Una con evidentes correcciones a los hechos, para sumar dramatismo o mitigar controversias y un par de reencuentros casi angélicos cerca del desenlace -los miembros supérstites de la banda actuaron como consultores y mantuvieron la rienda corta-, que va a emocionar y atrapar a los fans; da la oportunidad de asistir al nacimiento de algunos temas clásicos del repertorio del grupo y del siglo XX y permite que Freddie se despida en su ley y a todo rock.
Más una disfrutable yapa en los videos originales entre los títulos de crédito finales.

Dirección: Bryan Singer
Guion: Anthony McCarten, Peter Morgan
Fotografía: Newton Thomas Sigel
Música: John Ottman
Intérpretes: Rami Malek, Gwylim Lee, Joseph Mazzello, Mike Myers
Origen: USA - 2018
Clasificación: Sólo apto para mayores de 13 años

Autor: Silvana Angelicchio