LA CRITICA Cine

Fecha: Martes, 26 Septiembre, 2017 - 00:00

Atómica

La Guerra Fría ha vuelto a ser un tópico atractivo para el cine, sin importar el tono o el género con que se lo aborde.
Así Spielberg lo retomó en Puente de espías (2015) para contar un caso real; Guy Ritchie en El agente de C.I.P.O.L. (2015) para versionar una vieja serie de los sesenta respetando su dosis de humor y Atómica lo usa como telón de fondo para el lucimiento de Charlize Theron, en la clave de heroína de acción que había mostrado en Aeon Flux (Karyn Kusama; 2005) o Mad Max: Furia en el camino (George Miller; 2015).
Para ser más exactos, se trata de una trama de espionaje lejanamente basada en la novela gráfica La ciudad más fría -escrita por Anthony Johnston, ilustrada por Sam Hart y editada en 2012-, que se desarrolla en vísperas de la caída del Muro de Berlín.
En noviembre de 1989 la platinada agente británica Lorraine Broughton es enviada a la aún divida capital alemana, para recuperar la lista de los espías occidentales destacados allí y evitar que llegue a manos soviéticas.
Para ello sigue al pie de la letra sus instrucciones de no confiar en nadie, juega al gato y al ratón y va dejando un rastro de heridos, contusos y muertos.
David Leitch, ex doble de riesgo y coordinador de dobles reconvertido en director, supo sacar partido de su experiencia y consiguió escenas de persecución vibrantes y peleas cuerpo a cuerpo con coreografías complejísimas, que son lo más destacable del film junto a la minuciosa reconstrucción de época -con un trabajo fotográfico que diferencia la paleta de color del oeste y el este berlinés rodado en locaciones de Bucarest y la banda sonora con reconocibles y disfrutables hits ochenteros en alemán e inglés.
Pero esta “rubia atómica” -tal el título original- resulta sólo un pasatiempo con algún tributo cinéfilo en la escena del cine oriental donde se proyecta Stalker (1979) de Tarkovsky o la de los paraguas que cita al Corresponsal extranjero (1940) de Hitchcock.
Fuera de eso, poco que no se haya visto y las usuales mil vueltas de tuerca en el final, que llega cuando el espectador ya siente el peso de la hora 50 de duración.
Vehículo a medida del protagónico feroz y sexy de Theron -sólo James McAvoy tiene peso como su contrapartida masculina-, que además fue una de las productoras e impulsoras del proyecto.

Título original: Atomic Blonde
Dirección: David Leitch
Guión:
Kurt Johnstadi
Fotografía
:
Jonathan Sela
Música: Tyler Bates
Origen:
USA, Alemania, Suiza -2017
Calificación: Solo apta para mayores de 16 años
Intérpretes: Charlize Theron, James McAvoy, Eddie Marsan, John Goodman
Estreno local: 7/9/17

Autor: Silvana Angelicchio