PERMANENCIA Instituciones

Fecha: Martes, 12 Diciembre, 2017 - 00:00

Asociación de Cultura Inglesa

Cumplió 75 años de actividad y compromiso con la educación en la lengua extranjera, entidad que promociona el saber y la validación del aprendizaje del Inglés Internacional.

La Asociación Bahiense de Cultura Inglesa es una entidad civil sin fines de lucro, está administrada por una Comisión directiva, conformada por socios que son ex alumnos, ex docentes de la asociación y de la Universidad que han pasado por las aulas para la formación profesional. “Institucionalmente, llegamos con buena salud en cuanto a lo societario, a lo económico y en términos humanos, con una situación de estabilidad”, comentó Gustavo Monacci, presidente del consejo directivo.
La fundación de la entidad se remonta al 21 de diciembre de 1942, el primer presidente fue el profesor Florencio Cornejo, un prestigioso docente de la educación pública de la ciudad, vinculado a la Escuela de Comercio y la Biblioteca Rivadavia. El grupo impulsor estaba integrado por muy pocos ingleses, destaca Agustín de Arrieta, que en ese momento era ex intendente de la ciudad, Alfredo J. Viglizzo, abogado bahiense, quien más tiempo estuvo vinculado a la institución por ser socio fundador y perteneció a la misma durante toda su vida. Todos ellos, personas de gran vocación comunitaria, que han estado entretejidas con las otras entidades culturales de Bahía Blanca. También realizó su tarea Arturo Coleman, superintendente de los ferrocarriles ingleses en la ciudad, una figura de un gran peso, en el momento de la fundación puso su presencia.
La creación de la Asociación se concreta en plena Segunda Guerra Mundial, “esta institución es hija de quienes apoyaban a los aliados, en ese momento fue favorecida por los representantes diplomáticos de Inglaterra en el Río de la Plata, porque por esos años se crean varias instituciones de Cultura Inglesa, que existen hasta el día de hoy, era una forma de promoción de Inglaterra para asegurarse más aliados y simpatizantes con la lucha que llevaban adelante”.
No recibe subsidios ni ayudas económicas a nivel nacional ni internacional, “siempre ha subsistido por el aporte y el trabajo de las personas vinculadas a la cultura, a la educación”, agregó Monacci.

En este tiempo
La entidad está unida a 26 instituciones hermanas en la Argentina, y por medio de LABCI (Latin American British Cultural Institutes) está ligada a una red de instituciones idénticas en Brasil, Chile, Guatemala, Méjico, Paraguay, Perú y Uruguay. Desde los primeros momentos tiene domicilio en la sede de Zelarrayán 245, en una estructura arquitectónica correspondiente a su fundación.
El trabajo docente está organizado para brindar enseñanza a niños en nivel Grades y Children, adolescentes Junior y adolescentes Senior, más el nivel para Adultos. “El trabajo con pizarras interactivas constituye una de las formas de incorporar la tecnología a las aulas” apunta Sandra Aliotti, directora, quien cuenta con el apoyo de tres coordinadoras de áreas y casi una veintena de profesores que pertenecen a un staff permanente, “también hay nóveles profesores que están realizando tareas dentro de la asociación, quienes están terminando su carrera, por eso son maestros de apoyo especialmente presentes en tiempos de preparación de exámenes, por lo cual los alumnos cuentan con su asesoramiento”.
“Tenemos cubiertas las necesidades de nuestros espacios de formación, incluso contamos con una aula abierta donde los chicos pueden venir a hacer tareas, tienen carpetas por nivel, el trabajo favorece la revisión y la autocorrección”. El alumnado rinde intercaladamente los exámenes de la asociación y los internacionales, “rinden dos parciales por año y si los aprueban pueden rendir un examen oral, tratamos de certificar cuidadosamente el progreso de los chicos para poder asegurar que en el recorrido obtengan una certificación que les sirva en el mundo”. Los cursos son abiertos por niñas y niños de 6 años, continuando con los jóvenes hasta 19 años y el segmento de adultos, “estos dos últimos años hubo muchos alumnos adultos, más que en los años anteriores”.
La biblioteca de la Cultura Inglesa es pública, abierta a todos los bahienses, “aunque los usuarios más asiduos son los socios, profesores y alumnos”. Contiene una videoteca con 1.600 títulos y una sala multimedia que posibilita la práctica en línea. La entidad cuenta con una página web actualizada, que brinda ejercitación para los diferentes cursos, material que fue incorporado a la sección práctica, www.abci.org.ar. En cuanto a las actividades culturales, el grupo Cátedra Abierta preparó un ciclo de cine anual cuyas películas de origen británico fueron auspiciadas por la asociación, las proyecciones se realizaron en el Salón de los Fundadores del rectorado universitario de Avenida Colón 80.
Asimismo, la asociación contó durante todo el año con un grupo de lectura conducido por la profesora Olga Liberti, el mismo se realizó cada tres semanas y participaron 10 socios, se realizaron lecturas y debates sobre fragmentos de obras de Julio Cortázar, E.E.Cummings, Eugenia Collier, Paul Auster, Jorge Luis Borges, Ernest Hemingway, Eugene O´Neil, William Shakeaspeare, entre otros.
Los exámenes brindados por la Universidad de Cambridge validan y sirven de auditoría del rendimiento académico de los alumnos, “sin ellos podríamos crear un ojo interno, y podría crear un clima propio, de esta forma nuestros alumnos están examinados y aseguramos que no solo nosotros afirmamos que están progresando”. Los exámenes son enviados, son rendidos y regresados a la Universidad de Cambridge para ser corregidos, “los reportes demuestran que la Argentina está entre los países con el mejor rating de notas en estos exámenes, nos hacemos eco de estas noticias”.
Aliotti dicta muchos de los cursos que se dictan, “para no perder el pulso del aula, lo hago porque me gusta y creo que la intervención después tiene más contenido y más sentido”. Lo pedagógico está muy coordinado, “la anterior directora, María Sara de Lasa marcó un camino y todos nos preocupamos por contribuir y de preservar”, con la vista puesta en la organización, las problemáticas están previstas, “hay poco librado al azar, eso nos da una sensación de seguridad, contribuye al progreso”.
La función educativa está muy retribuida, especialmente en épocas de exámenes, “donde después de rendir llegan y nos dan un beso, con su espontaneidad y alegría, el afecto y la devolución, estamos muy felices de lograrlo”.

Autor: Redacción EcoDias