Opinión

Fecha: Martes, 11 Diciembre, 2018 - 00:00

Apuntes para una historia

El estado físico del cuerpo humano totalmente desgastado que contrasta con el uso de la razón, que no ha comprometido (hasta cierto punto) mi plena lucidez mental a mis 93 años. El dilema de “mi vida” es la constante lucha de esta última especie creada por la naturaleza.
Seguir pensando y volcar mis reflexiones como lo vengo haciendo desde una niñez y juventud encuentra un límite, me dicen que mi pulso tiembla y mi letra es ilegible.
Todos los días ausculto hechos que sucedieron en estos últimos 100 años, la más de las veces triunfa la razón, otras no.
El hombre como extracto social, de esta especie dotada de inteligencia, enfrenta su propio dilema: este mismo hombre que creó un mundo y hoy estamos en la disyuntiva, si esta especie sobrevivirá a la crisis que ella misma precipitó.
Los cambios en estos 40/50 últimos años me fuerza a un replanteo. partiendo de un ciclo histórico que tuvo al capitalismo como principal exponente y mentor de la economía como motor de la historia.
Y no me voy por las ramas: a corto plazo China pasará a dirigir la economía del mundo, y China está dirigida por el Partido Comunista.
Cuando hoy China aboga por el libre comercio -caballito de batalla del capitalismo-, quien habla de proteccionismo es “vox populi”, el presidente Trump que se declara arancelario. En cierta medida, la economía de Estados Unidos está fracasando ¿Por qué? Las grandes empresas buscan trasladarse a otros países.
No lo tomo como fracaso del capitalismo sino como el fin de un periodo, como se va reduciendo el “leit motiv” económico y las ganancias que los llevaron a dominar al mundo.
Son los hechos que acontecen los que me van llevando a una nueva remodelación de la estructura del mundo y su supervivencia.
Estados Unidos apoya a Arabia Saudita y a su príncipe heredero porque le compró 400 millones de dólares en armas. Por eso hay un concepto de que si algún país quiere tener una economía sustentable debe defenderla militarmente.
Hoy ya no se discute si el nuevo orden económico mundial nos conduce al socialismo o al comunismo.
Si los cambios que hoy dividieron al mundo y que nos inducen a pensar cuál es el sentido de la vida y qué esperanzas tienen los pueblos con respecto a su futuro inmediato y la prolongación de la vida de esta especie (el hombre), evidentemente o nos complementamos o nos enfrentamos inútil y estúpidamente entre camaradas.
El tema movimiento obrero en las cúpulas y élites sindicales, si lo miro como comunidad humana, es una aberración.
Se fuerza al movimiento obrero a debatir paritarias acerca de cuánto están dispuestas las patronales a ceder en pos al derecho a la vida que tenemos cada uno de nosotros.
Lenin decía a periodistas españoles (año 1920) que el movimiento obrero ruso (sus cúpulas) no participó en la Revolución rusa.

Autor: Por Aron Berstein