MIRADAS Cine

Fecha: Martes, 4 Septiembre, 2018 - 00:00

Al frente

Las aulas del cine han dado muchos maestros para recordar en el día que los honra.

Cerca del Día del maestro es inevitable pensar en los propios y por qué no en la larga galería de ellos que ha pergeñado el cine.
Como el 11 de septiembre conmemora el día de la muerte de Domingo Faustino Sarmiento y para empezar por casa Su mejor alumno (Lucas Demare; 1944), clásico de la cinematografía argentina dedicado al “Padre del aula”, aunque el título no lo mencione.
Un drama que ficcionaliza la relación del discutido prócer con su hijastro -¿spoiler alert?- muerto trágicamente y todavía asombra por la identificación del actor Enrique Muiño con su personaje, en una casi perfecta “estampita” del carácter con que ha sido plasmado en la historia.
En sentido lato los títulos sobre maestros son muchos y variados, en particular los que tienen raíces literarias en la Bildungsroman o novela de formación, un género dedicado a la relación de un niño o joven que aprende a instancias de un guía experimentado.
Así se podría decir que -entre otras-, tanto la novela de Ricardo Guiraldes como la versión cinematográfica de Manuel Antín de Don Segundo Sombra (1969) entrarían en la temática.
Pero aun circunscribiéndose específicamente a las aulas, hay muchos títulos que merecen verse.
Entre ellos y en simple orden cronológico destacan: Ana de los milagros (Arthur Penn; 1962). Retrato de una de las maestras más entregadas de la historia -por lo menos del cine- porque Anne Sullivan aceptó el desafío de intentar que una niña nacida ciega y sorda salga de su encierro y pueda comunicarse.
Algo que lograron su capacidad y un poco de agua y por eso esta historia la tiene a ella en el título, aunque la alumna haya sido la escritora y activista Helen Keller.
Al maestro con cariño (James Clavell; 1967). Drama con Sídney Poitier como un ingeniero al frente de una clase de adolescentes rebeldes en un barrio pobre de Londres.
Una rareza ya que el actor afroamericano rodó esta trama en Gran Bretaña en un momento clave para la lucha por Derechos Civiles en Estados Unidos y en la cumbre de su fama.
Adiós, Mister Chips (Herbert Ross; 1969). Dramedia basada en la novela homónima de James Hilton sobre el oscuro profesor de latín de una escuela británica, que se gana el amor de la chica linda y el respeto de todos sus alumnos.
Hasta el momento ha tenido tres versiones cinematográficas, entre las que esta destaca por el protagónico de Peter O'Toole.
Conrack (Martin Ritt; 1974). Drama sobre la experiencia de Jon Conroy -interpretado por un sensible y joven Jon Voight- como maestro de primaria en una pequeña y careciente isla en Carolina del Sur.
Ambientada en 1969, antes de que el protagonista se convirtiera en respetado escritor y guionista de Hollywood.
Apóyate en mí (John G. Avildsen; 1989). Guion a la medida de Morgan Freeman, que interpreta a un maestro que vuelve a la escuela de su barrio como director, decidido a sacarla de la desidia y la violencia circundante.
Ni uno menos (Zhang Yimou; 1999). Uno de los más conmovedores e inspirados títulos del director chino, que alterna entre producciones con gran despliegue escénico asociadas a la historia de su país y este tipo de relato mínimo y cotidiano.
Una joven maestra suplente no puede permitir que ninguno de sus alumnos falte a clase, porque perderá el bono por presentismo que necesita para subsistir.
Por eso cuando uno de ellos se escapa para ir a trabajar a la ciudad no duda en hacer una desesperada peregrinación para recuperarlo. Melodrama, pero del bueno.
La lengua de las mariposas (José Luis Cuerda; 1999). Fernando Fernán Gómez como Don Gregorio, un viejo maestro que sabe cómo abrir las mentes de sus alumnos al mundo en la España de los años treinta, aunque la Guerra Civil se le impone de manera cruel.
Ser y tener (Nicolas Philibert; 2002). Un pequeño documental francés que tiene unos protagonistas maravillosos.
En una de esas escuelas rurales donde todos los grados comparten el mismo salón, el Sr. Lopez es amado por unos alumnos en los que se interesa profundamente.
Sabe del niño que sufre por su padre enfermo, del que no tiene suficiente para comer o el que teme ir al secundario en la ciudad, pero está por jubilarse.
Un momento clave porque él es el nexo con lo que está fuera de las labores del campo y quizás la única posibilidad de acceder a una educación superior.
Y para redondear una decena en un tono acorde con la realidad actual en las aulas, Entre los muros (Laurent Cantet; 2008). Drama basado en la experiencia como profesor de secundario en un convulsionado suburbio parisino
del novelista, guionista y también protagonista François Bégaudeau.
A los buenos maestros ¡Salud!

Autor: Silvana Angelicchio