SOCIEDAD Interés general

Fecha: Martes, 24 Enero, 2017 - 00:00

Accesibilidad, inclusión y turismo

¿Por qué hablar de turismo accesible? Porque todas las personas tienen derecho al ocio, al ocio inclusivo. Propuestas y miradas desde el turismo.
“La accesibilidad es un elemento clave, crucial en toda política de turismo accesible, turismo responsable. Busca integrar a las personas con discapacidad a todas las actividades y todos los espacios”.

Esta es la idea central de la licenciada Jimena González Casey, tesis presentada en las Jornadas de Turismo. “Según el estudio realizado por OMS en el año 2008 el 15% de la población mundial padece algún tipo de discapacidad, es 1.000 millones de personas, casi 200 millones de ellas poseen una dificultad considerable en su movimiento. Estos valores van en aumento por el envejecimiento poblacional y porque aumentan las enfermedades crónicas a nivel mundial” aseguró la investigadora.
¿Por qué hablar de turismo accesible? Porque todas las personas tienen derecho al ocio, al ocio inclusivo. “Busca integrar a las personas con discapacidad a todas las actividades y todos los espacios, sean físicos o sociales, por medio de eliminación de barreras físicas (trabas en el desplazamiento de las personas) y sociales (valorar en forma negativa a las personas con discapacidad). Por eso, la accesibilidad implica una dimensión social que tiene que ver con que todas las personas tenemos derecho a no ser discriminadas por ningún motivo, y otra técnica, con los requerimientos y adecuaciones que deben presentar las estructuras y medios para lograr la igualdad”.

De eso sí se habla

Una de las hipótesis manejada en el trabajo de investigación fue que la accesibilidad turística como política de Estado en Argentina permitió y permite el desarrollo de destinos inclusivos y que la gestión de la Dirección Nacional de Calidad Turística que depende del Ministerio de Turismo de la Nación incide en la mejora de la calidad de vida de las personas discapacitadas y en sus experiencias turísticas. Según González Casey, “la licenciada Agueda Fernández, docente e investigadora de la Universidad Nacional de Quilmes realizó un gran aporte al trabajo. Es una persona discapacitada que brindó un testimonio muy importante desde su óptica del día a día, lo que es el turismo accesible para este trabajo”.
Y cada vez que se habla de accesibilidad surgen otros términos familiares, entre ellos el de inclusión social, que busca generar cambios y requiere de la rotura de los sistemas, son las personas de la sociedad las que se adaptan a las personas con discapacidad y no viceversa. “Las personas con discapacidad necesitan que se atiendan sus necesidades y la sociedad debe adaptarse a ello. La inclusión comprende principios que están vinculados a aceptar las diferencias individuales, aprender a vivir por medio de la diversidad y de la cooperación, evitar que se debiliten los lazos que unen a los individuos con la sociedad permitiéndoles tener una idea propia dentro de ella” expuso. “La inclusión se plantea desde lo funcional, lo cultural y lo social. Los funcionales les permiten a los individuos formar parte del sistema, los sociales a que formen parte de los grupos y los culturales, a que sean parte de las pautas de comportamiento social”.

Oportunidades

Turismo accesible e inclusión social, ambos buscan que haya igualdad de oportunidades para todos, “que todos podamos disfrutar del tiempo libre y del ocio y hacer de esto un ocio inclusivo. El ocio es un derecho humano básico que tenemos todas las personas y nadie debe ser privado de él por cuestiones de género, de orientación sexual, religión, condición económica o discapacidad”.
La accesibilidad es un elemento clave, crucial en toda política de turismo accesible, turismo responsable. “La accesibilidad implica seguridad turística, es la que busca lograr un libre desplazamiento de las personas en las actividades y lugares que visitan. Cuando las personas perciben que un lugar es accesible y seguro se movilizan, se sienten protegidos y se sienten parte de. Pueden acceder a un mayor abanico de opciones de destinos a visitar. A la hora de elegir un destino se va a priorizar aquel que sea seguro, accesible y al destino le sirve porque es más competitivo y lo van a evaluar desde lo psicológico y lo económico”.
Así como la idea de turismo accesible fue evolucionando, el término discapacidad lo hizo. Desde sus inicios se lo considera como una patología, como limitaciones. La Organización Mundial de la Salud la define como aquella que surge de la interacción entre las condiciones de salud y los factores contextuales ambientales y personales. “Esto es que la discapacidad no solo tiene que ver con la condición física de la persona sino que muchas veces se dificulta por el entorno que la rodea y por las personas”.
La meta fundamental del Turismo Accesible es integrar a las personas con discapacidad a la oferta turística, “a partir del año 2006 con la Convención Internacional sobre los Derechos de las personas con discapacidad cambia el enfoque. Se lo comienza a potenciar como una herramienta para generar espacios accesibles más allá de las capacidades de cada uno. Se lo ha integrado al concepto de diseño universal o diseño para todos, es un paradigma nuevo que se enfoca en desarrollar el entorno y sus servicios para que sean accesibles para la mayor cantidad de personas y no tener que rediseñar. Un ejemplo lo constituyen las rampas en las esquinas o que haya baños adaptados en los espacios públicos”.
“El turismo accesible es aquel que permite a las personas funcionar de manera independiente con equidad y dignidad a través de la prestación de productos, servicios y entornos turísticos basados en el diseño universal” define Darcy y Dickson (2009).
Las ventajas del turismo accesible son que permite aumentar la calidad de vida de las personas con discapacidad porque pueden disfrutar de forma plena de los servicios y productos turísticos. “Es una necesidad para ellos y una oportunidad para los destinos, es competitivo, rentable y mejora su imagen social. Es un segmento estable, genera grandes gastos en destino y suelen viajar con uno o más personas para atender sus necesidades y ellos se convierten en clientes potenciales. Suelen realizar dos o tres períodos vacacionales en el año con largas estadías y la desestacionalizan porque eligen fechas que no haya grandes aglomeraciones de personas”.
El marco legal hay una profusa cantidad de normas que respaldan a las personas con discapacidad, desde 1981 se está trabajando en pos de su beneficio y sobre todo a partir de 2002 y 2004 que se sancionaron las leyes de Turismo accesible. Se han reforzado mucho el control de la actividad turística y la inclusión de las personas con discapacidad, se han generado herramientas para ello.
Las políticas públicas se generan en los intercambios y demandas entre el Estado y los ciudadanos. “Para que sean totalmente incluyentes tienen que contar con la participación social. En turismo accesible, las personas con discapacidad deben ser escuchadas a la hora de diseñar un plan, una acción o un programa. La política pública define los límites de lo socialmente posible, el rol de la sociedad debe ser activo por lo que las políticas públicas son la respuesta que el Estado da a las demandas sociales. Un tema clave es que las políticas públicas deben ser dinámicas y responder a las necesidades de la población. Para desarrollar políticas turísticas es fundamental el trabajo mancomunado entre los sectores públicos y privados”.
Según la licenciada, “con la creación del Ministerio de Turismo de la Nación, en junio de 2010, la actividad turística se termina de consolidar como política de estado”. Los destinos inclusivos destacados son: Villa Elisa y Paraná en Entre Ríos, Puerto Madryn, Mendoza, Iguazú, San Martín de los Andes y Rosario. “Se ha avanzado en distintos programas, con financiamiento para la pequeña y mediana empresa. También se dan constantemente talleres para capacitar a las personas involucradas en la actividad turística, alianzas entre organismos públicos y privados, se ha logrado que más 140 organizaciones hayan sido distinguidas por el sistema argentino de calidad turística. Falta mucho en materia de transporte, mayor concientización y capacitación, algunas normativas vigentes necesitan actualización y otras que se cumplan, las barreras sociales aún existen, discriminación y subestimación”.

PROGRAMA TURISMO ACCESIBLE
Es un trabajo en conjunto entre el Servicio Nacional de Rehabilitación (SNR) y el Ministerio de Turismo de la Nación (MINTUR) que desde la firma de un Convenio de Cooperación Técnica han llevado adelante diversas acciones concretas con el propósito de que las personas con discapacidad puedan acceder a alojamientos turísticos que tengan adecuados estándares de calidad considerando el confort, el bienestar, la seguridad y la accesibilidad.
El objetivo principal del programa es fomentar la inclusión plena de las personas con discapacidad en los distintos ámbitos turísticos. Para ello se asesora, se guía y se capacita a prestadores de alojamientos y servicios turísticos de distintos puntos del país para que logren una distinción del MINTUR y un reconocimiento del SNR, con la finalidad de tener un registro confiable de los diferentes servicios y alojamientos accesibles.
No basta con tener alojamientos accesibles, es necesario brindar servicios turísticos accesibles. Una persona con discapacidad elige un destino turístico por sus atractivos y por ello tiene el derecho a recorrerlo y disfrutarlo plenamente.
Fuente: www.snr.gob.ar.

Autor: Redacción EcoDias