Sociedad de Fomento Villa Soldati Instituciones

Fecha: Sábado, 26 Agosto, 2006 - 00:00

40 años y van por más

Los que peinan canas (así se autodenominaron en varios tramos de la nota), cuentan que hace cuarenta años en Villa Soldati no había nada. Algunos de ellos son los que en 1965 comenzaron la historia del barrio y de la Sociedad de Fomento: “En ese año se comenzó con la primera línea de ladrillos”, dicen, al tiempo que afirman que “la institución siempre ha dado el paso a la par de los vecinos”.
Desde Maipú hasta Sócrates y desde Necochea hasta Matheu hay 24 manzanas que conforman Villa Soldati. Allí habitan 960 familias lo que equivaldría a unas 3500 personas. La sede de la entidad se encuentra en Rivadavia 2050. Allí EcoDias presenció una de las habituales reuniones de Comisión Directiva.

El barrio en el 65
Ya dijimos que en los comienzos en Soldati no había nada. Angel Caballero, actual presidente, da más detalles de aquella situación: “Era media inhóspita porque estábamos en la formación de nuestras casas. No había asfalto, no había gas, ni luces en las esquinas… no pasaba el basurero. A medida que el tiempo fue pasando hemos ido trabajando unos y otros, hay muchas personas que lamentablemente ya no están con vida pero han sido también pioneros en este trabajo forzado, muy bien coordinado para que se realizaran las ventajitas que ahora tenemos, pero todo con esfuerzo”.
Entre esas personas figuran apellidos como Capdevila, Lamonega, Altamirano, Álvarez, González, entre otros: “Un cúmulo de gente que ha hecho su aporte esforzado, desinteresado y con todo lo bueno que puede tener una persona en beneficio del barrio”.

El barrio no se olvida
Caballero cuenta con orgullo cómo la institución organizaba fiestas para los chicos y uno de ellos hoy le está retribuyendo a la entidad lo que está le dio: “Nos ha solventado el Día del Niño del año pasado en su totalidad. Hemos dado premios con bicicletas nuevas, más sándwiches y gaseosas. Él vive en Canadá y tiene 47 años, en ese tiempo tenía seis o siete años y ese es el fruto del trabajo que iniciamos hace cuarenta años”.
Aunque el presidente no lo quiera decir, Cipriano Walter, pro tesorero, aclara que se trata del hijo de Caballero: “Fue todo por voluntad de él, es un hombre trabajador que está allá y que se ofreció a darle un día de alegría a los chicos y a los que colaboraron y arrancaron con todo esto”.

Inseguridad
Una de las problemáticas en las que está trabajando la Comisión Directiva tiene que ver con la inseguridad ya que, según dicen, se vienen repitiendo muchos asaltos incluso con malos tratos. María Angélica Andrade, vecina que colabora con la entidad, informó acerca de una reunión que se hizo con los vecinos para tratar el tema: “Algunas mociones que se aprobaron fueron solicitar y poner más alumbrado, también dar difusión a los medios de los asaltos y los robos sufridos y la tercera moción es poner custodia especial, en primera instancia de 22 a 6 de la mañana en cada manzana”.

Trabajo constante
La Sociedad de Fomento funciona muy bien. Su Comisión Directiva se reúne todas las semanas para tratar diferentes situaciones y objetivos: “En el periodo de dos años tuvimos 111 reuniones”.
El hoy los encuentra realizando algunas remodelaciones para un mejor beneficio de sus 272 socios, como la cocina del salón, que es un buen recurso para la institución. Además, están armando su propia biblioteca aunque todavía falta un tiempo más para que se concrete: “Tenemos alrededor de 200 libros pero entendemos que todavía no alcanza”.
En Soldati, salvo algunos detalles, las cosas están bien y María Angélica así lo entiende: “Esto hace treinta años no era nada y ahora es una institución que está funcionado perfectamente bien, tratando de acercar al barrio cosas de provecho”.

Autor: Redacción EcoDias