Opinión

Fecha: Martes, 7 Mayo, 2019 - 00:00

200 años y seguimos siendo esclavos

El golpe de estado en Venezuela así lo demuestra.
Al término de la segunda guerra mundial (1940/1945) existió la URSS, y fueron sus ejércitos los que liberaron Europa; llegó a ser una potencia mundial.
¿Por qué cayó y se desintegro la Unión Soviética?
Me podrían señalar miles de errores cometidos pero nunca me convencerían que, al no saber encontrar los caminos por las vías del marxismo-leninismo, perdieron el rumbo al socialismo.
Pasaron 200 años y seguimos siendo esclavos del imperio norteamericano. Nicaragua, Cuba, Venezuela y Bolivia eligieron otro camino de liberación, esto si se consolida será visto por los demás países y por los pueblos de América del Sur.
México -a quien Estados Unidos le robó más de medio país- tiene ahora un gobierno progresista, tiene frontera común con el monstruo capitalista, México debe integrarse más a América del Sur. La economía de México depende mucho de la de Estados Unidos
La finalidad del golpe en Venezuela -si tenían éxito- era contar con una base, declarar la creación de un nuevo gobierno y recién después Estados Unidos enviaría tropas a pedido del nuevo gobierno.
Se olvidó Estados Unidos que no estamos en la época en que Monroe decidió que América del Sur fuera el patio trasero de Estados Unidos.
Necesitaba que otros países (el grupo de Lima) intervinieran con tropas militares.
En el caso particular de Venezuela lo importante para Estados Unidos es derrocar a un gobierno (cuya economía) nunca pudo consolidarse, lo que le interesa a Estados Unidos es el petróleo, el gas, el agua, el oro, que abundan en Venezuela.
Se vislumbra la pérdida de la hegemonía capitalista por parte del capitalismo.
El imperio que creó Estados Unidos después de la caída de la URSS y pretendió dominar al mundo, en parte lo consiguió. Hoy el súper imperialismo ve perder posiciones.
Y China, por el volumen de su productividad, va ganando posiciones: la relación de fuerzas se volcará hacia China.
Estados Unidos terminará haciendo económica y militarmente lo que hizo Hitler, el destino de la humanidad bajo las botas militares de Estados Unidos.
Las embajadas de Estados Unidos en cada país, son y suplantan a los virreyes del reino español.
Cipayos siempre los hubo, gobiernos disfrazados de democracias, carceleros de sus propios pueblos.
Si en Venezuela entran tropas de otros países también el legítimo gobierno de ese país puede pedir ayuda a Rusia, a China y otros países.
De hecho, Rusia debe haber contribuido a crear la defensa de Venezuela con su sistema de defensa.
¿Qué pasaría si Corea del Norte facilitara sus misiles, cuyo poder destruiría parte de Estados Unidos?
Este equilibrio es sumamente frágil y de corto alcance.
Si en Argentina nos volvemos a recuperar y tenemos un nuevo gobierno tendrá que decidir si sigue al FMI o se encamina por nuevos caminos que inevitablemente se encontrarán con la Ruta de la Seda propuesta por China.
La creación de un Nuevo Orden Económico Mundial más social y más humano. Esa es mi opinión.

Autor: Por Aron Berstein