6TO JUICIO DE LESA HUMANIDAD Derechos Humanos

Fecha: Martes, 22 Enero, 2019 - 00:00

Últimas antes de la Feria

En diciembre del pasado 2018, el jueves 20 y viernes 21 se realizaron audiencias en el sexto juicio que se lleva adelante en Bahía Blanca. Se retoman en febrero 2019 el 7 y 8.

Con la declaración de cinco testigos y la exposición de tres de los represores acusados, se cerró el debate por este año 2018, en el juicio de Lesa Humanidad a los imputados por crímenes cometidos durante el Terrorismo de Estado en la jurisdicción de la Armada Argentina.
El día jueves, se escucharon cinco testimonios, los cuales fueron convocados por la parte de la defensa de los imputados.
Antes de comenzar, la defensa (a la vista de estos hechos muy necesitada de protagonismo) pidió al tribunal que se retiren las fotos que se ubican en las audiencias con los rostros de las personas desaparecidas. Que estuvieran las fotos de los compañeros y las compañeras desaparecidas, lo consideraban una “ofensa y una provocación”. La presidencia del tribunal rechazó de plano tal pedido.
Las caras de quienes son víctimas en estos juicios y de quienes aún esperamos recuperar sus cuerpos que desaparecieron los responsables del Terrorismo de Estado, los interpelan desde sus jóvenes fotos; eso es lo provocativo para la defensa.
“Nosotras y nosotros les sugerimos a estas defensas que les pregunten a sus defendidos, si saben qué hicieron con los cuerpos de nuestros padres y madres y sus compañeras/os y con nuestros hermanos y hermanas apropiados mientras ellos eran parte de la dictadura genocida en nuestro país. Harían un gran bien, antes de morirse, que aliviaran sus conciencias, y dijeran lo que saben, si saben”, dicen desde H.I.J.O.S. Bahía Blanca.
El primer testigo, fue Aníbal Agotborde, un ex conscripto de la Base Naval de Puerto Belgrano en el año 1976, quien ya había declarado en la primera parte de la causa Armada en el año 2015, e igualmente la defensa del imputado Bilesio, pidió que se lo vuelva a llamar para testimoniar. Las preguntas, presumiblemente no debían ser las mismas que ya había contestado, pero como ya es costumbre, la poco imaginativa defensa de represores, volvió sobre los mismos temas y mismas preguntas, sin que el testigo -que se trasladó en sillas de ruedas hasta el lugar- agregue nada nuevo. Agotborde volvió a declarar que cumplió ordenes al servicio de la compañía “Pitón” que era una compañía preparada para “la lucha contra la subversión, o la lucha anti terrorista” según dijo el testigo que le llamaban los miembros de la Armada y donde Bilesio era su instructor. Fue testigo presencial, al haber visto a las personas secuestradas, dentro del Buque 9 de Julio, y volvió a repetir con las mismas palabras y nuevamente entre sollozos, que había pedido no cumplir guardia dentro del buque, porque las torturas a las que eran sometidas las víctimas y el estado en el que se encontraban, le hacían muy mal, por lo que, a partir de allí, lo dejaron cumplir guardia por fuera del buque. Explicó cómo, una parte del equipo de la compañía “Pitón” hacia guardia donde se encontraban los secuestrados de manera ilegal, y otra, salía a detener gente, sindicalistas, gremialistas y militantes de todas las edades. A pesar de haber contestado lo mismo que en la declaración anterior, la defensa pidió un careo con otro ex conscripto, a lo que el Tribunal deberá contestar si acepta o no este insólito pedido.
En segundo lugar declaro Alejandra Sebeca, hermana de Graciela Sebeca, que fue consultada acerca del imputado Conti, quien es pariente suyo, a lo que no pudo responder demasiado y dejó claramente expresado, que la familia de Conti los rechazaba y discriminaba, por ser ellos de origen humilde.
Luego fue el turno de su hermana Graciela Sebeca, quien ya había declarado en el juicio anterior, haber escuchado la voz de Conti durante su secuestro, en el lugar donde la mantenían clandestinamente. La defensa tampoco le realizo preguntas nuevas ni inteligentes, y Sebeca no aporto nada nuevo a lo que ya había relatado, repitiendo y sosteniendo sus dichos en esta última declaración.
Por último declararon otros dos testigos de la Enrique Salvador Olmedo y Oscar Oulton, como testigos técnicos, ambos parte de la Armada Argentina en esos tiempos, por lo que tendrían altas probabilidades de ser imputados en un futuro no muy lejano, por los mismos delitos que los que se están juzgando en este juicio Debido a eso, las preguntas se restringieron a la parte técnica solamente.
El día viernes 21, la audiencia comenzó a las 12.15 hs. del mediodía. No habiendo testigos para declarar, se utilizó dicha audiencia para la declaración indagatoria de los imputados que habían anunciado que querían expresarse. Declararon Carlos Alberto Louge, Ricardo Cesar Araujo y Rómulo Augusto Illa, en ese orden.
Sus dichos no revelaron nada de importancia para la causa, ya que solamente se limitaron a excusarse, aduciendo no haber tenido participación en nada de lo que se los acusa, no saber que existieron los desaparecidos ni secuestrado en la Armada y repitiendo haber tomado conocimiento recién en el año 2011 cuando fueron imputados. Cuando se escucha esto, el pensamiento que surge es que más que en Argentina, parecería que algunos vivieron en el País de las Maravillas durante la dictadura genocida.
El Tribunal informó esas serían las últimas audiencias antes del receso de verano, por Feria Judicial. Las próximas están previstas a las 14 hs. en Colón 80 para los días 7 y 8 de febrero del 2019.

Autor: Redacción EcoDias