Opinión

Fecha: Martes, 23 Enero, 2018 - 00:00

¿Vamos a la deriva o vamos cayendo?

Considero que ambas cosas, más que corrupción utilizaría el término o la frase “Argentina está dando muestras (periodo Macri) de entrar en estado de putrefacción”.
En la necrópolis política se destacan: el macrismo, el peronismo, los radicales, y le siguen otros partidos políticos a lo que agregaría una falta total de visión económica, financiera, social y política alejados de la realidad que vivimos.
Al grado de inseguridad social incorporaría un estado mental agraviado por la mentalidad que nos inculcan y su grado de inconsciencia, ¿De quién esperar soluciones o respuestas?
Me atrevo a afirmar que a nivel mundial, bajo el sistema capitalista actual (tenemos 200 países con regimenes provenientes de la burguesía o influenciada por ella), cuyos gobiernos tratan de subsistir a costa de la explotación de sus pueblos.
Que tenemos más pobreza, más hambre, más desocupación.
El grado de solución a las necesidades de un pueblo no se mide por el PBI.
Las opiniones que conocemos relativas a la situación económica del país existen puntos de vista que se contradicen entre lo que dice el presidente y el director del Banco Central: el PBI puede mantenerse bajo cierto nivel y al mismo tiempo al pueblo se lo somete a un grado de decadencia industrial, de retroceso en lo social, al ajuste inhumano de la reforma jubilatoria y a una ola de despidos que no decrece en este año 2018.
Mientras aumentan la inflación, los precios, crece la desocupación y reprimen al pueblo.
Después del cierre de Fabricaciones Militares en Azul y el apoyo de todo el pueblo contra esa medida, las fuerzas armadas deben pensarlo y mucho: o nos unimos con el pueblo o nos usan para reprimirlo.
Si China con su enorme economía crece un poco más y el mundo capitalista retrocede un poco más, surge la pregunta: ¿Qué harán los pueblos del mundo?
El gobierno de Corea del Norte advirtió a Estados Unidos que sus misiles pueden llegar a cualquier parte de Estados Unidos, pero lo mas importante, invitó a Corea del Sur a un encuentro entre las dos Coreas, se reunieron ya por segunda vez, (sin intermediarios).
Los pueblos de ambas Coreas no quieren ir a la guerra.
Estados Unidos, en cambio, empuja al gobierno de Seúl a una guerra contra Corea del Norte.
Si, como espero, ambas Coreas se ponen de acuerdo, si los pueblos del mundo se pondrán en contacto, pues todos pasan privaciones.
El sistema se cae, se impone un nuevo orden económico mundial (desde los pueblos), no desde intereses de los más ricos y poderosos.
Si la Comunidad Europea lograra acuerdos con Rusia y con China, ¿para qué sirve la OTAN?
Un acuerdo de pueblos por la paz y la amistad, comercios justo con precios justos, donde todos los países concurran en igualdad de condiciones a importar, a exportar.
No más hambre, medicina (salud), educación y alimentación, entonces podríamos preguntarnos: ¿Para que invertir tanto en armas?
¿Sería posible que veamos la destrucción del armamentismo atómico (ni siquiera guardarlas como reliquias históricas)? ¿Es posible que eso ocurra? Sí, es posible.
Sería el reino de los pueblos.
La civilización de los pueblos.
Sería el hombre como especie humana, en su máxima expresión…

Autor: Aron Berstein