PARA VER Cine

Fecha: Martes, 12 Marzo, 2019 - 00:00

¿Quién TV?

El 2018 no fue bueno para la televisión abierta y el 2019 comenzó sin demasiadas diferencias.

Según las empresas medidoras de audiencia, Telefé fue lo más visto durante enero con un promedio de 6,5 puntos de rating, seguido de cerca por El trece con 5.8.
Son los dos canales más fuertes y bastante lejos los siguen América, que mantuvo el tercer puesto con 2.6 puntos; El nueve con 2.4; la TV Pública con uno y fue cola el recién llegado Net TV con 0.4.
Si se tiene en cuenta que un punto equivale a 100.000 televidentes, daría para la hipérbole y decir que en el primer mes del año nadie vio nada, aunque durante 2018 el nivel de encendido fue tan bajo que este de enero perece indicar una leve mejoría.
Tan leve como para contentar a un optimista a ultranza, porque la matemática básica delata que el total de las cifras anteriores no llega a veinte puntos y eso hace cinco años hubiera bastado para levantar un ciclo.
Se puede objetar que todavía no llega la temporada alta que usualmente comienza entre marzo y abril, pero los estrenos que se adelantaron como para posicionar a esos ciclos sin presiones en estos meses flojos de vacacionales, tampoco dan para festejos.
El panorama general pinta para que se vuelva a pedir “¡Aguante la ficción carajo!”, porque son caras y eso las vuelve escasas.
Las excepciones serían el thriller Campanas en la noche con Calu Rivero y Esteban Lamothe en los protagónicos, que el canal de las pelotas estrenó a mediados de enero con relativa repercusión y Argentina: Tierra de amor y venganza, el drama romántico con María Eugenia Suarez como protagonista y coproducido con España que El Trece reserva para marzo.
Pero el grueso de la grilla se repartirá entre abundantes programas de entretenimiento dirigidos a la familia como Minuto para ganar, que conduce Marley en la noche de Telefé con picos de 9 puntos que lo ponen como claro líder hasta el momento.
Además de “realities” como Corte y confección -en la tarde de El Trece- y programas con panelistas normalmente dedicados a chimentos o polémica relativa a la política -que en este año electoral pueden tener un repunte- más latas propias y de origen internacional.
Un pálido reflejo de lo que ayer fuera el medio de comunicación más popular y ahora decae visiblemente, tanto por la competencia del variadísimo material online como por su propia falta de riesgo.

Autor: Silvana Angelicchio