EL ESTADO COMO PROMOTOR DE LA DEUDA ENTRE LAS CLASES POPULARES Política

Fecha: Miércoles, 20 Mayo, 2020 - 00:00

¿Qué significó el macrismo en términos de calidad de vida?

Un documento de trabajo del Conicet aporta un dato clave para entender la política económica de los últimos cuatro años: el 80% de la toma de deuda dentro de las clases populares es con organismos estatales, y el 97%, son mujeres.

El informe elaborado por Francisco Cantamutto, Aldana Benedetti, Julieta Giovannini y Nicolás Pérez muestra el abandono que sufrieron las clases populares en Bahía Blanca durante el período que tuvo a Mauricio Macri en la presidencia y a Héctor Gay en su primer mandato como intendente de Bahía Blanca, cuatro años con un contexto de deficiencia estructural que se vive en diversos distritos de la periferia bahiense. Fue realizado con entrevistas a 17 organizaciones que tienen presencia en 33 barrios.
De acuerdo a lo publicado, la principal fuente de crédito para estos sectores es el Estado nacional, a través de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), debido a la facilidad con que se gestionaba. Las personas entrevistadas mencionaron que hasta el 80% de los vecinos y vecinas de barrios populares han tomado estos créditos, debido a que otras fuentes de crédito se fueron agotando. Como las cuotas se descuentan automáticamente de los haberes “lo que produce es un problema bastante grave” por la falta del ingreso. “Esto ha dificultado incluso el acceso al alimento”, menciona el documento.
De esta forma queda en evidencia el protagonismo del aparato estatal durante los últimos cuatro años en el endeudamiento de los sectores más vulnerables, no sólo como el causante a través de sus políticas económicas, sino también como promotor de esta situación. Anses dio créditos “que tenían altas tasas de interés: aun cuando pudieran ser levemente menores a tasas de mercado y la inflación, eran claramente superiores a la tasa de incremento de sus haberes”, remarcan.
En diálogo con la Cooperativa de Trabajo Ecomedios, estudiante de Economía en la Universidad Nacional del Sur (UNS), Julieta Giovannini, sostuvo: “Llegamos a la conclusión de que se utilizó a la política económica como mecanismo de empobrecimiento”. Una de las autoras del informe, Giovannini aseveró: “Nos encontramos con que el 97 por ciento de las personas endeudadas con la Anses son mujeres”.
“No solo el Estado se endeudó en el exterior” sino que también hizo endeudar a las clases populares “para gastos absolutamente básicos que encima el propio Estado seguía aumentando”.

Causas
El contexto de precariedad estructural se vio más afectado aun cuando se sumaron, al menos desde el 2016, “los tarifazos, la reducción del gasto social”. “Se hizo una pelota que desencadenó en la toma de deuda”, dijo la economista.
Por otra parte, la política de apertura y desregulación que trajo consigo una crisis en el mercado de trabajo, también fue señalada como factor importante para la toma de deuda. “Se conjuga la falta de trabajo con el menor rendimiento de los ingresos, lo que origina una situación de empobrecimiento y falta de acceso a bienes básicos”, remarca el informe. Cabe agregar que la tasa de desocupación en Bahía Blanca llegó al 7,2% a finales del 2019.

La lógica cooperativista frente a la adversidad
En un apartado del informe, se llama la atención al concepto de solidaridad que toman las clases populares. Diferente a la usual forma jerárquica del donante-receptor, todos se ven como pares ante una necesidad en común. Se trata “de entramados de relaciones en diversos formatos de organización colectiva”.
Una de las entrevistas deja en claro la idea, señalando que “lo que nosotras siempre destacamos en los barrios son las redes que se generan entre vecinos y la colaboración que hay”. “Si yo hoy tengo para comer, quizás se lo lleve a mi vecina que hace rato no come”, se menciona entre los testimonios.
“Suelen ser los sectores más bajos los que más conciencia tienen”, consideró Giovannini.

Menos política social
Pese a este panorama, cabe aclarar que este tipo de situaciones se da ante una clara y evidente falta de reacción del Estado.
El informe aclara que “muchas personas quedaron desprotegidas” por el recorte de algunos programas de políticas sociales, o su precarización. Esto sumado a que en la periferia bahiense hay una significante falta de “unidades de atención del propio Estado”, generando así que los trámites se hagan costosos en tiempo y dinero.
Este contexto de escasez de recursos estatales “puede traer tensiones al interior de las clases populares. Ante la mayor necesidad, crecen los conflictos entre pares”, advirtieron.

La ineficacia del esfuerzo
Por otra parte, el esfuerzo que realizan los sectores populares puede llevar a “un deterioro en la autoestima con efectos secundarios difíciles de determinar”. Esto es debido a que “se cuenta con menores ingresos, insuficientes para cubrir siquiera los gastos de subsistencia” y “se detecta un claro recorte en cualquier otro rubro de gasto no esencial”.
“Nosotros nos cansamos de hacer tanto esfuerzo y nunca poder tener nada”, se mencionó en una de las entrevistas.
La necesidad de cubrir los gastos básicos de subsistencia se puede ver claramente entre los más chicos y chicas. Según datos del Índice Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), para mediados de 2019 el 52,3 por ciento de las personas de entre 0 y 15 años era considerada pobre.

El rol de la salud mental
No solo la salud física se ve deteriorada por el contexto relatado, sino también la mental. Es por esto que el informe realiza un completo análisis en cuanto al efecto que generan las situaciones de vulneración social para la mente humana.
“Las familias viven en una incertidumbre constante”, se explicó en una entrevista y, según se relata más adelante, “el peso de la lógica patriarcal vulnera a los hombres por no poder desempeñar la función estructural que entienden como propia”. Esta es, la de ser “proveedores” en el hogar. “Esto lleva a mayor prevalencia de alcoholismo y situaciones de violencia de género”.
Nuevamente, la falta de recursos hace que las personas afectadas no puedan resolver este tipo de situaciones: “La falta de acceso a ayuda calificada provoca mayor avance de las afecciones”.

Autor: Redacción EcoDias