Opinión

Fecha: Martes, 9 Abril, 2019 - 00:00

¿Por qué un nuevo orden económico mundial?

Un mundo nuevo, una especie humana nueva. Si se logra encauzar la economía, los cambios serán trascendentales como inevitables.
Pienso en el futuro de la humanidad dentro de 20 años (2050), la población mundial será mucho mayor que lo que tenemos ahora, año 2019.
Logrado un nuevo orden económico -lo imagino como probable, lo contrario seria la autodestrucción de todo lo creado en la tierra, y la desaparición de la vida en la tierra, la visión capitalista y neoliberal prefiere que desaparezca la mitad de la población mundial-, es posible que ese nuevo orden económico mundial satisfaga las necesidades de todos los países y especialmente de sus pueblos.
Bajo esa nueva situación, cada país crecerá, se desarrollará y su población gozará de una vida digna. Es imposible imaginarlo si la humanidad no alcanza un verdadero organismo mundial que supere a las actuales Naciones Unidas.
Después de la segunda guerra mundial, se crearon unos 60 países, confiando en que la democracia seria la solución.
La situación actual nos dice que tal estado fracasó, estamos más cerca del caos, la anarquía y de un holocausto.
No sé si quedarán historiadores que puedan contarlo.
El capitalismo tuvo sus etapas como sistema de producción, llevó al hombre a crear un mundo sin contenido social y humano, hoy pagamos las consecuencias.
Queda la esperanza que los pueblos (no los gobiernos) sean los impulsores de esos cambios.
El capitalismo ni siguiera cumplió su ciclo histórico, pues es incontrolable y prefiere destruir media humanidad.
Me pregunto que harán con tanto dinero si están destruyendo al mundo, ¿para que les servirá el dinero acumulado?
Pienso en un mundo donde cada pueblo y país tenga iguales oportunidades para elevar su calidad de vida equivalente a una vida digna.
Que cada país (gobiernos) encuentre y tenga las posibilidades de dar felicidad a sus pueblos.
Lo que digo, que parece una fantasía, puede convertirse en una realidad.
El termino “parirás con dolor”, es lo que nos está sucediendo.
Llevamos siglos viendo a las mismas estrellas brillar en el firmamento.
No recuerdo a ningún científico que considere que los planetas choquen, que cambien de órbita.
Nadie puede predecir por cuantos millones de años más no se extinguirá el sol.
Si no logramos esos cambios y los que lleguen a vivir en el 2050, queda la pregunta si será habitable la tierra.
Si llegamos a transformar y darle el verdadero objetivo que por encima de la importancia económica se coloque su contenido social y humano.
Al futuro debe vérselo tanto como con paz como inteligencia humana y artificial, en que todos seamos iguales.
Lo que quizás podemos llegar a saber si existe vida inteligente en algún lejano planeta, la humanidad tiene futuro imagino en esta nota podría convertirse en realidad.
Si prevalece el concepto humano seguiremos viendo estrellas y eso será un dilema para las futuras generaciones, pero somos nosotros los que vivimos en este mundo los responsables de que eso ocurra.

Autor: Por Aron Berstein