VÍNCULOS EN 2019 Interés general

Fecha: Martes, 11 Junio, 2019 - 00:00

¿Pareja?

Cuáles son los dilemas de las parejas de este siglo, qué problemas viven y cuáles no detectan, qué tiempo se dedican, cómo se conoce a una persona en la era digital.

“Asistimos a una desritualización, mucha gente cree que esto es una pavada, pero no lo es, habla de la concepción de la vida que se tiene”, comenzó la psicóloga Mirta Granero, quien dictó una conferencia sobre “La pareja hoy… cómo no vivir en un valle de lágrimas”. Al momento de explicar su propuesta, la especialista describe las relaciones de las parejas actuales, marcadas por la falta de rituales, “el matrimonio, casarse, mostraba el comienzo y el final de una pareja, como lo hacen los cumpleaños de 15, imagináte que hasta la muerte contiene un ritual, que implica una despedida”. Segura de que la convivencia ha perdido su significación, afirma que la tecnología ha influido mucho, como así también, el tiempo dedicado al cuidado y atención de estos vínculos amorosos.

Otro momento
“Antes había tiempo para hablar y compartir, con espacios adecuados para conocerse. La inseguridad no permite esto en los tiempos actuales, se agrava aún más la situación”, afirma, las parejas en otras épocas dedicaban tiempo para verse y conocerse, de esta forma, esos primeros instantes constituían una impresión importante. “¿Con cuántos hablás por internet para conocer a alguien? Pensálo y esa cifra lo dice todo”, la tecnología que llegó para quedarse marca un gran desafío para las relaciones humanas, ya que el trato virtual no es igual al vínculo creado cara a cara, despersonalizado y distante poco nos dice de la otra persona. “Nadie espera a nadie, parece que eso es cosa de otros tiempos”, y sin tiempo no se puede construir una relación.
A las parejas que han podido sobrevivir los embates de los cambios y los problemas, la tarea también se les presenta de forma complicada. “Los hijos jugaban en el patio y la pareja tenía tiempo para hablar en otro espacio, crear momentos para compartir sin interrupciones. La vida en departamentos o viviendas pequeñas hace que estas prácticas se vean dificultadas. No hay intimidad. Todo el tiempo la pareja se ve desgastada por atender las demandas de sus hijos, marcados por el enojo, los gritos, el cansancio, la irritabilidad, nadie queda con ganas de hablar ni compartir”. Entonces, estos matrimonios o convivientes son arrasados por la falta de espacio y tiempo propios, condiciones fundamentales para que la relación tenga posibilidades de sostenerse y enriquecerse.

Esta contemporaneidad
¿Cómo es la vida de las parejas ensambladas? La convivencia de las familias ensambladas es tenida en cuenta por los especialistas, “una vez tuve una consulta de una pareja que tenían hijos en otros matrimonios, la convivencia en la época de la adolescencia era imposible; todos compartían una gran casa, había que garantizar que cada persona se sintiera cómoda, entonces tomaron la decisión de vender la casa y comprar varios departamentos en el mismo edificio, los problemas más graves cesaron y la pareja sobrevivió, ya tienen como 20 años de convivencia”. La preservación de la identidad de cada uno de los miembros se respetó, como así también, la necesidad de la pareja de atender su propia preservación. “Es necesario buscar maneras de encontrarse, entre sí, con amistades, con otras personas de los trabajos, en otros espacios además del hogar, salir y entretenerse”, aporta la psicóloga, agrega que “la pareja está conformada por dos personas, esto parece obvio pero no lo es en la realidad, en esto hay que centrarse al momento de tomar decisiones”. Muchas situaciones hacen peligrar a la pareja, una de ellas es la búsqueda de ponerle sorpresa a cuestiones que deben surgir del acuerdo, “recuerdo que un paciente me dijo tengo dos boletos de avión y estadía, le voy a dar una sorpresa, y se armó un lío tremendo; otro quiso generar asombro con la llave de un auto. Todo quedó en un chasco. Esto no se debe hacer, hay que preguntarle a la pareja dónde quiere ir y cuándo y qué automóvil quiere manejar, no se llega con una sorpresa así, la gente considera que se la ha dejado de lado al momento de resolver, y causará más un disgusto que una alegría.
No hay que alimentar imágenes erróneas del otro, estas fantasías o expectativas no van acorde con la aceptación de la persona, “no existe el destino entre dos, la pareja es una construcción, un consenso continuo, nadie sabe lo que va ocurrir. Eso le da magia, misterio”, también debe alimentarse de cotidianeidades, por eso la importancia de elegir tiempos juntos, donde se instalen los intereses de ambos. Hay muchas posibilidades de formar una pareja con las normas que existen hoy en la sociedad, “eso hay que aprovecharlo, es posible encontrar el bienestar”.
En las parejas homosexuales no hay consultas respecto a las cuestiones sexuales, “sí sobre problemas de infidelidad o de entendimiento, como en toda relación”. Sin dudas, la negociación y el consenso son partes fundamentales de la relación de pareja, en este siglo como en los anteriores.

SUBRAYADOS
“Se formó en Bahía Blanca la Asociación de Educación Sexual y Sexología que pertenece a la Federación Sexológica Argentina, es una forma de llevar el plan de Educación Sexual a la ciudad” dijo la psicóloga Mirta Granero respecto a su vinculación con la primera experiencia de charlas sobre la temática en la ciudad. “Estuvimos abocados a la prevención del abuso sexual y la sexualidad en sus aspectos generales, queríamos convocar al público para hablar sobre estos tópicos que nos interesan y son materia social”, fundamentó al hablar del objetivo de las primeras jornadas de Sexología y Sexualidad Integral.

Autor: Redacción EcoDias