Opinión

Fecha: Miércoles, 15 Mayo, 2019 - 00:00

¿Cómo será el hombre dentro de 100 años?

Al hablar de la vida incluyo al hombre y a la mujer, a niños, jóvenes, adultos, ancianos.
Hemos sido manejados durante 200 años por un modelo de producción que devino en capitalismo, superó etapas y dominó hasta hace poco al mundo, como sistema se lo tituló capitalismo.
Introdujeron factores que dividieron la raza humana y que se desarrolló dentro de un modelo que la mayoría de sus habitantes de la tierra, viven en la pobreza, no existe solidaridad.
La sociedad, la solidaridad, el cooperativismo, los valores éticos y morales con que deberíamos convivir la han ido desapareciendo.
Al cerebro humano, al que se lo dotó de inteligencia, pese a que la mayoría tenemos sentimientos, pensamientos, vivir pacíficamente y que todos seamos hermanos, dentro de un contexto de “seres humanos”, da pena ver en que nos transformamos.
Por eso mi pregunta, ¿Cómo será el hombre dentro de 100 años?
Si seguimos con el sistema y modelo capitalista en que vivimos, no le veo futuro.
Decía un comentarista en el canal de TV chino días pasados, que China científica y tecnológicamente está preparada para introducir “inteligencia artificial”, pero no lo hace porque la humanidad no está preparada y sus efectos serian contraproducentes, pues ver una fábrica producir sin obreros, automóviles que no necesiten quien los conduzca, aviones sin piloto, el shock emocional que eso produciría, ni los chinos en su casa ni el resto del mundo sabría cómo comportarse.
Putin llegó a decir que la inteligencia artificial superaría a la del hombre, y no creo que se equivoque.
Entre lo que podemos hacer, es llegar a un sistema de vida nuevo más social y más humano.
No es difícil comprobar a qué estado de cosas nos arrastró el imperio capitalista, es decir, en lo que estamos inmersos.
Esta disyuntiva la tendremos que resolver: o sobrevivimos con futuro o seguiremos las huellas de los dinosaurios, que desaparecieron sin dejar rastros. ¿Para qué se crean museos palentoleológicos si no va a haber quien los vea?

Autor: Por Aron Berstein